Autoridad Interjurisdiccional de las Cuencas de los Ríos Limay, Neuquén y Negro


La Cuenca de los ríos Limay, Neuquén y Negro está situada en la parte norte de la región Patagónica, abarca una superficie de 140 mil Km2. Constituye el sistema hidrográfico más importante de todos los que se extienden íntegramente en el territorio argentino. Además, es la cuenca de mayor generación de electricidad del país: El Chocón sobre el Limay, el complejo Cerros Colorados en el Neuquén, los compensadores de caudales Arroyito y El Chañar, Alicurá y Piedra del Águila y la Central Hidroeléctrica de Pichi Picún Leufú, hacen un total instalado del orden de los 4.200 MW, posibilitando una futura generación de 33.000 GWh/año. De particular importancia es la defensa contra crecidas, la superficie cultivada bajo riego de 150.00 Has que concentra una actividad frutícola con volúmenes de 1.200.000 toneladas, un núcleo poblacional con ciudades destacadas por su complejidad educativa e industrial, la explotación de hidrocarburos, minería y centros internacionales de turismo.

En 1985, mediante un acuerdo entre las provincias de Río Negro, Neuquén y Buenos Aires, se creó la Autoridad Interjurisdiccional de las Cuencas de los ríos Limay, Neuquén y Negro (AIC), con sede en la localidad de Cipolletti, Río Negro. Dicho organismo tiene por objeto entender en todo lo relativo a la administración, control, uso y preservación de las cuencas de los ríos Limay, Neuquén y su colector el río Negro, que como curso alóctono atraviesa latitudinalmente el territorio nacional.

Su actividad se potenció a partir de 1993, motivado por la privatización de los aprovechamientos hidroeléctricos de la cuenca y la designación de la AIC como Autoridad de Aplicación de los Contratos de Concesión, en materia de manejo de aguas, Protección del ambiente y protección civil.

Desde el 2005 se dio comienzo a diferentes programas de gestión, tales como:
Planificación y gestión para el ordenamiento, aprovechamiento y conservación de los recursos de la cuenca.
Evaluación y fiscalización del funcionamiento de los aprovechamientos existentes y de sus efectos sobre el medio.
Delimitación, ordenamiento y conservación de las secciones de escurrimiento y de las áreas de inundación de los ríos.
Evaluación, fiscalización y planificación ambiental del recurso hídrico y de los demás recursos asociados con el agua.