Seguridad Social

La seguridad social es el sistema de protección que una sociedad construye a fin de brindar amparo frente a los riesgos que atraviesan todos los seres humanos a lo largo de la vida.

Es un derecho humano fundamental que garantiza el bienestar inherente a la dignidad de las personas.
Es responsabilidad primaria del Estado garantizar su ejercicio efectivo.
El crecimiento del empleo formal y el fortalecimiento del sistema de seguridad social son dos caras de la misma moneda.
El sistema público de reparto permite una administración más eficiente y eficaz de los recursos y la existencia de un fondo anticíclico y de sustentabilidad.
La mejor seguridad social es el acceso a un trabajo pleno, productivo y de calidad, y la protección de un sistema que brinde amparo frente a los riesgos que atraviesan todos los seres humanos a lo largo de la vida.

DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS (1948)

Art. 22: toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.
Art. 25: toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966)
Art. 9: los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona a la seguridad social, incluso al seguro social.