Sistema Nacional de Procuración


El Sistema de Procuración en Argentina está compuesto por múltiples instituciones que trabajan articuladamente para completar el proceso desde la donación al trasplante.

El sistema surge como una responsabilidad del ámbito de la salud para dar respuesta a un problema sanitario concreto: los miles de pacientes que necesitan un trasplante de órganos o tejidos para tratar su enfermedad.

Por este motivo, el INCUCAI, autoridad nacional responsable, y los 24 Organismos Provinciales de ablación e implante , forman parte de las estructuras de la salud pública nacional y provincial y trabajan en articulación con los hospitales públicos y privados de distintos niveles de complejidad de todo el país y los centros de trasplante de órganos y tejidos habilitados.

Los centros de trasplante son entidades de salud que se encuentran habilitadas para la práctica de trasplantes. Cada centro requiere el cumplimiento de una serie de requisitos establecidos en las normas vigentes según el tipo de trasplante, tanto en lo que respecta a su estructura física y tecnológica, como también en relación a los recursos humanos. Los equipos de trasplante deben acreditar suficiente experiencia y capacitación y demandan la designación de un jefe y un subjefe, sobre quienes recae la máxima responsabilidad de la actividad del centro.

El INCUCAI tiene la responsabilidad de habilitar establecimientos y autorizar profesionales para trasplante de órganos, tejidos y células. Este permiso debe renovarse cada 2 años y requiere que se efectúe la inspección del área física y los recursos técnicos como así también los antecedentes curriculares de los profesionales a autorizar.

Forman parte del sistema también los bancos de tejidos y los laboratorios de histocompatibilidad (HLA).

Los bancos de tejidos son entidades sin fines de lucro que tienen a su cargo la procuración de los tejidos donados en un acto voluntario y altruista, habilitados según las normas vigentes. Los bancos se encargan de la manipulación, el procesamiento, la preservación, la distribución y el transporte de los tejidos para ser destinados al implante en seres humanos garantizando en todas las etapas la calidad del tejido a implantar y asegurando a todos los pacientes la accesibilidad a los tejidos para su uso terapéutico.

Por su parte, los laboratorios de histocompatibilidad (HLA) desarrollan los estudios necesarios para trasplante de órganos y CPH de acuerdo a estándares establecidos internacionalmente. La importancia de los mismos radica en efectuar el estudio de histocompatibilidad de receptores y donantes vivos y fallecidos según los requerimientos de cada tipo de trasplante.

Entre los exámenes requeridos para la actividad de trasplante se encuentran:

  • Tipificación HLA de donantes y receptores.
  • Pruebas cruzadas (crossmatchs) linfocitarias.
  • Detección y monitoreo de anticuerpos anti HLA (PRA).
  • Mantenimiento de serotecas.

El registro nacional de instituciones, equipos de trasplante y bancos de tejidos se puede consultar en el CRESI:

Acceder al registro nacional de instituciones