Comunidad hospitalaria


Desde la detección de potenciales donantes hasta la ablación de órganos y tejidos y su posterior trasplante, el proceso de donación requiere de recursos materiales y humanos, de sincronización y trabajo en red entre hospitales, organismos provinciales, organismos nacionales, eventualmente jueces, líneas aéreas y equipos de trasplante.

En esta red de personas que hace posible cada proceso de donación, hay un actor que por su posicionamiento estratégico tiene un rol clave: la comunidad hospitalaria.

El hospital es la institución sanitaria que garantiza la posibilidad real de trasplante a partir de su capacidad de generar donantes de órganos y tejidos. La clave está en el compromiso institucional.

Por este motivo el INCUCAI convoca y ayuda a los establecimientos sanitarios y a todo el equipo de salud a incorporar la procuración como una actividad asistencial propia; entendiendo la labor como responsabilidad de la institución en su conjunto.

Partiendo del precepto básico de que sin donación no hay trasplante y de que se necesita incrementar la procuración de órganos y tejidos para dar respuesta a la creciente lista de espera, el INCUCAI y los organismos jurisdiccionales convocan a la comunidad hospitalaria a sumarse activamente, a través de la implementación de programas que tienen el objetivo de disminuir los tiempos de las listas de espera, optimizar la calidad del proceso y la utilización de los órganos donados.