Higiene y cuidados generales


Durante esta etapa, es probable que tu hijo tenga cierta resistencia a la higiene corporal diaria.

Por eso es fundamental que converses con él sobre los beneficios de salud que tiene este hábito.

  • Lavado de manos para prevención de infecciones.
  • Baño diario para cuidar la higiene personal y evitar enfermedades.
  • Cepillado frecuente de los dientes (por lo menos, después de las comidas y antes de acostarse) para prevenir caries y mantener la salud bucal.

Si tu hijo, tiene caries, aun si son en los “dientes de leche”, es necesario que lo lleves al odontólogo.