Consejos para el buen desarrollo de tu hijo


  • Es fundamental que vos, tu pareja y los adultos a cargo generen un ámbito de comunicación con tu hijo. Tienen que escuchar al niño atentamente y respetar sus ideas.
    Cuando se sienten escuchados y les creemos, aumentamos su autoestima. Este espacio es propicio para conocer las situaciones conflictivas que se puedan presentar y sugerir estrategias para afrontarlas.
  • Enseñale a no dejarse someter ni maltratar, de palabra o físicamente. Y no lo hagas ni permitas que lo hagan otros, aunque sea con el pretexto de “educarlo”. Para protegerlo del abuso sexual infantil, enseñale a:
    • no hablar con desconocidos, aunque los llamen por su nombre.
    • no aceptar regalos de extraños.
    • mantenerse alejado de las personas de las que desconfían.
    • no dejar que su cuerpo sea “invadido” de ninguna manera.
    • evitar que vaya solo a los baños públicos.
    • no tener vergüenza de pedir ayuda o hablar con un adulto de confianza si tiene dudas o inquietudes en relación con su cuerpo o la conducta de un adulto, aunque sea de su entorno cercano.
  • Proporcioná a tu hijo un espacio personal, aunque sea pequeño. Si no tiene un cuarto propio, al menos un rincón, un estante, un cajón, que le sea propio, donde guarde sus útiles y cuadernos, sus juguetes, sus cosas. Enseñale a responsabilizarse por su orden y cuidado.
  • Demostrá interés en sus actividades: preguntá por la escuela y por las actividades que realiza tu hijo después de las clases; si es posible, mirá diariamente los trabajos que haya realizado. Valorá lo que aprende y las cosas que puede hacer por sí mismo.
  • Conocé a sus amigos y a sus padres.
  • Establecé límites claros para el comportamiento de tu hijo. A esta edad ya puede entender las consecuencias de su comportamiento.
  • Fomentá que sea responsable de sí mismo y de sus cosas, ya sea ordenando sus juguetes, su ropa, su habitación o su cama, o ayudando a la familia en alguna tarea del hogar.
  • Enseñale los nombres correctos de todas las partes del cuerpo, tanto masculino como femenino. Respondé de manera sencilla y sincera a las preguntas que puedan surgir sobre aspectos de la sexualidad.
  • Enseñale cómo mantenerse fuera de peligro frente a personas desconocidas y cómo manejar situaciones incómodas, incluso con personas que conoce.