Los controles de salud


Es un derecho de todos los bebés, niños y niñas —y también un apoyo para la familia— que el equipo de salud los controle periódicamente para ver si están sanos y si están creciendo bien.

En el control de salud podés evacuar tus dudas y dificultades sobre la crianza, la alimentación y las vacunas.

En el sector público, podés hacer los controles en el centro de salud más cercano a tu domicilio.

Llevá a tu hijo desde que nace aunque esté sano. Es necesario que un profesional de salud lo revise para saber cómo está creciendo y desarrollándose. También para aclarar las dudas que tengas sobre la crianza.

Durante los primeros meses del bebé, los controles serán más frecuentes, ya que es una etapa de muchos cambios.

¿Cuándo hay que llevar al control a un niño, aunque no esté enfermo?

Entre los 7 y 10 días de vida: el primer control.
De 1 a 6 meses: todos los meses.
De 6 meses a 1 año: cada 2 meses.
De 1 a 2 años: cada 3 meses.
De 2 a 3 años: cada 6 meses.
Desde los 3 años: una vez por año.


Conocé en detalle los controles del primer mes