Señales de alerta


Un bebé necesita atención médica urgente cuando:

  • Tiene fiebre alta (más de 38 grados).
  • Respira con dificultad.
  • Tiene diarrea persistente o con sangre.
  • Llora permanentemente sin que puedas calmarlo.
  • Le cambia bruscamente el color de la piel y labios.

Ante cualquiera de estos síntomas, llevá a tu hijo cuanto antes al centro de salud u hospital más cercano. La urgencia es mayor si fue prematuro o tuvo bajo peso al nacer.