Darwin - Pradera del Ganso


La gran batalla

Cuando el enemigo consolidó su “cabeza de playa” en Puerto San Carlos se dispuso a emprender la marcha hacia Puerto Argentino; pero para lograrlo, debía enfrentar a la Agrupación “Mercedes” (642 efectivos), compuesta por los Regimientos de Infantería 12 y 25, el Grupo de Artillería de Defensa Antiaérea 601, una sección del Regimiento de Infantería 8, la Compañía de Ingenieros 9 y el Grupo de Artillería Aerotransportado 4.

El 23 de mayo, un ataque de aviones británicos destruyó dos helicópteros Puma y un helicóptero A209 Augusta; luego, en la tarde del 27, se produjeron ataques aéreos ingleses sobre las posiciones de la Compañía “A” y la Batería “A” del Grupo de Artillería Aerotransportado 4. A las 22.50 h del 28 de mayo se desató un cañoneo naval sobre la Compañía “A”, y durante la madrugada del 29, la Infantería inglesa se lanzó sobre las posiciones de la Compañía “A”, batiéndola con intenso fuego de morteros y ametralladoras.

El centro de gravedad del ataque enemigo provenía desde Sussex Camilla Creek. Los argentinos contraatacaron, con sus morteros de 81 y 120 mm ejecutaron fuego sobre la retaguardia enemiga, y combatiendo furiosamente, iniciaron su repliegue. El sector Oeste había cedido pero, peleando cuerpo a cuerpo y a distancias próximas, se logró restablecer la situación y reconstruir el frente.

Agotada la munición, la Sección Apoyo se replegó abandonando las armas pesadas. A las 6 h, el masivo volumen de fuego inglés fue reduciendo las defensas argentinas. El teniente Roberto Estévez ocupó una posición en la Escuela Pradera del Ganso y ejecutó un contraataque en Boca House que causó muchas bajas al enemigo, logrando así recomponer la primera línea de defensa. Durante este duro combate, perdió la vida. Continuaron dirigiendo el fuego de artillería, a través del equipo de comunicaciones, en primera instancia el cabo Mario Castro, y luego de su muerte, el soldado Fabricio Edgar Carrascul, que finalmente también cayó muerto.

A las 8.30 la Compañía “A” había experimentado muchas bajas y los sobrevivientes se replegaron a la población. Al retirarse, el subteniente Marcelo Raúl Colombo efectuó un ataque con dos morteros de 81 mm, batiendo el Norte de las posiciones de la Compañía “A” para permitir el repliegue de esos efectivos. Entre tanto, médicos del Ejército y la Fuerza Aérea recorrían los sectores efectuando las primeras curas a los heridos y derivando a los más graves a puestos de socorro en Pradera del Ganso.

A las 9.30 h, el enemigo detuvo su ataque y se replegó hacia el Norte. Para ese entonces, la posición defensiva de la Fuerza de Tarea “Mercedes” fue reforzada y dos helicópteros de Aviación de Ejército desembarcaron para evacuar a los heridos a pesar del constante fuego enemigo.

A las 10.30 h del 28 de mayo, los efectivos a cargo del subteniente Juan José Gómez Centurión contraatacaron vigorosamente y lograron alcanzar alturas ubicadas a dos kilómetros al norte de Pradera del Ganso. A las 12.30 h, el enemigo inglés lanzó un masivo ataque final. Su fuerte fuego de artillería de campo y morteros castigaron las posiciones del Regimiento de Infantería 8, la Compañía “A” y efectivos de la Compañía de Servicios Darwin.

La situación se hizo insostenible para los efectivos nacionales que habían combatido hasta el límite de sus posibilidades logísticas. A las 21.30 h del 29 de mayo, el jefe de la Fuerza de Tareas “Mercedes” informó que la situación ya no podía sostenerse. A las 11 h del 30 de mayo se produjo el cese de fuego y el final de la mayor batalla terrestre de la campaña de las Malvinas.