Dirección Nacional de Sistemas de Información en Salud

Disminuir brechas de calidad en la atención de la salud, implementado sistemas de información que identifiquen las características y necesidades de la población, permitan el seguimiento longitudinal e integral de las personas a lo largo de todo el sistema de salud y provean herramientas innovadoras a los profesionales de la salud y a los pacientes.


Estrategia de salud digital


La Estrategia Nacional de Salud Digital es una herramienta que funciona como una guía para el desarrollo de los Sistemas de Información en Salud en el país. Se desarrolló en consonancia con las Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, e identifica las areas de desarrollo prioritarias, y los principios rectores.

Esta estrategia coordina los esfuerzos de todos los sub-sectores del sistema de salud, el público, las obras sociales y el privado, para asegurar que la interoperabilidad de la información sanitaria completa esté disponible cada vez que es requerida para la atención sanitaria del ciudadano, posibilitando una atención mas segura y de calidad. Asimismo, la estrategia prioriza las iniciativas que aseguran que la información de salud pública, como vacunación, defunción o enfermedades transmisibles, sea comunicada en forma completa y oportuna a los registros y programas nacionales.

La estrategia se basa en los siguientes principios rectores que encaminan la informatización de la salud en pos de mejorar el cuidado de los pacientes:

  • Disminuir brechas: Argentina es un país federal y heterogéneo, las jurisdicciones y subsistemas tienen grandes diferencias en cuanto a recursos, resultados sanitarios, y niveles de desarrollo tecnológico. Todas las iniciativas de esta estrategia deben apuntar a reducir estas brechas.

  • Fortalecer autonomías: cada jurisdicción u organización a cargo de una parte del sistema de salud debe tener la posibilidad de definir su propia estrategia de adopción de sistemas de información, y debe tener herramientas para ejercer el mandato de guarda de la información clínica que le impone la ley, con responsabilidad sobre la privacidad y seguridad de la información registrada.

  • Integrar información: la autonomía de los componentes del sistema de salud no debe representar un obstáculo a la visión integral de la información de los pacientes. La utilización de estándares y la definición de procesos y políticas para compartir información posibilita la integración de estos componentes.

  • Integrar subsistemas: una de las brechas más notorias en los sistemas de información de nuestro país se evidencia entre los subsistemas; la salud pública, las obras sociales y la salud privada. Esta estrategia debe plantear las herramientas y las políticas necesarias para lograr que estos subsistemas se integren en un solo Sistema Nacional de Información en Salud.

  • Empoderar al paciente: el paciente es el dueño de su información, y por lo tanto debe tener control sobre la misma, debe conocer la información registrada en el sistema de salud, saber para qué se utiliza y quiénes pueden acceder.

  • Fortalecer la recopilación de información clínica en el punto de atención y establecer los mecanismos para su utilización con fines estadísticos, epidemiológicos, gestión de servicios, planificación de políticas públicas e investigación.

  • Asegurar la privacidad: establecer las medidas necesarias para asegurar la privacidad de la información; solo las personas directamente involucradas en el cuidado del paciente y con autorización del mismo, deben tener acceso a información sensible; todas las acciones se deben construir sobre este principio.

  • Construir sobre la experiencia actual: dentro de la heterogeneidad, existen ejemplos de experiencias muy avanzadas en el campo de la informática en salud en la Argentina. Las propuestas de estándares técnicos y políticas deben armonizar las últimas tendencias internacionales y la experiencia nacional desarrollada, evitando en la medida posible la disrupción y acelerando la adopción.

  • Desarrollar los recursos humanos: la informática en salud es un campo nuevo, multidisciplinario, y existen pocos cursos formales para especializarse a nivel nacional. Para asegurar el éxito de la estrategia de salud digital es fundamental fortalecer el recurso humano, creando nuevos espacios de formación de especialistas en informática en salud en todo el país, incluyendo representantes de todas las ramas de la atención sanitaria y de la tecnología.