¿Cómo funcionan los informes (RCR)?


La metodología GRF atañe a todas las partes interesadas en la recopilación del dato, conversión de dichos datos en información operacional estructurada, distribución de la información a los usuarios finales (tripulaciones de vuelo) y la utilización por parte de éstos, con el objetivo de asegurar niveles aceptables de seguridad operacional, durante la operación en pistas contaminadas con agua, hielo, nieve, caucho, entre otras.

De acuerdo a lo establecido en la RAAC Parte 153, en concordancia con la última edición del Anexo 14 al Convenio sobre Aviación Civil (Chicago 1944) y de los Procedimientos para los Servicios de Navegación Aérea (PANS) –Aeródromos (Doc. 9981) de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), el explotador del aeródromo evalúa el estado de la superficie de la pista, y si identifica algún contaminante (como agua, nieve o hielo), genera el Código de Condición de la Pista (RwyCC) y una descripción de la superficie de la pista, confeccionando el Informe de Condición de la Pista (RCR).

Luego, el RCR es elevado a la Jefatura de aeródromo para su revisión y aprobación, y posteriormente se transmite a la Oficina ARO/AIS del aeródromo para que ésta eleve la propuesta de publicación aeronáutica (SNOWTAM) si corresponde, y a los Servicios de Tránsito Aéreo, que lo informará a los pilotos, a través del ATIS (Automatic Terminal Information System) o por radiotelefonía, para que éstos últimos puedan calcular el rendimiento requerido para la operación (despegue o aterrizaje).

La metodología GRF también prevé que los pilotos lleven a cabo el Informe sobre la eficacia de frenado (RBA –Report Braking Action–). Al identificar divergencias entre el RCR y el RBA, el explotador del aeródromo llevará a cabo una nueva evaluación de las condiciones de la superficie de la pista y puede ser asignado un nuevo código (RwyCC).

Con el fin de impulsar el nuevo Formato Global de Reportes (GRF), la ANAC elaboró la Circular Técnica N° 153.002 “Evaluación, Medición y Notificación del estado de la superficie de la pista”, siendo una iniciativa más de ANAC para promover la mejora continua de la Seguridad Operacional en los aeródromos.