Gustavo Aguilera: “Ponemos el corazón en cada barrio, con la convicción de hacer un aporte por una Argentina que tenga futuro”

El subsecretario de Asistencia Crítica enumeró los ejes de trabajo de la gestión, cómo articulan la asistencia en el territorio y qué estrategia van a desplegar cuando finalice la pandemia.


1- ¿Cuál es el trabajo que realiza la subsecretaría que dirige?

-En el marco de la Secretaría de Articulación de Política Social, la Subsecretaría de Asistencia Crítica trabaja sobre tres ejes específicos: asistencia alimentaria y sanitaria y emergencia meteorológica.

La asistencia alimentaria es un tema central producto de la crisis económica que generó esta pandemia. Hoy muchas personas necesitan la ayuda del Estado, y es por ello que estamos trabajando para que cada familia tenga en su casa un plato de comida. Esta asistencia se lleva adelante a través de la compra de alimentos para que las iglesias, las organizaciones sociales y de la sociedad civil, puedan asistir a las familias.

También implementamos una política de fondos rotatorios para los municipios más afectados por la crisis, tanto en el conurbano y como en el interior del país, para que cuenten con una ayuda económica y a su vez les suministramos productos de limpieza e higiene.

Con respecto a la asistencia sanitaria, trabajamos para que las personas, que no tienen obra social, y que necesitan medicación de alta complejidad o un medicamento crónico, el Estado se lo pueda garantizar. En varias oportunidades se trata de situaciones de riesgo de vida o extrema urgencia.

En la emergencia meteorológica, atendemos situaciones puntuales, desde un tornado como sucedió hace pocos días en Misiones hasta el problema que genera la nieve en la Patagonia. En este último caso, hemos asistido a las familias con subsidios que se otorgan a través de los municipios para que la gente pueda comprar leña y ropa de abrigo.

También participamos del “Operativo Invierno”, que entrega, frazadas, abrigo y estufas eléctricas a las personas que viven en barrios vulnerables.

2- ¿En este contexto de pandemia, cómo se desarrolla la gestión?

-Esta pandemia ha generado que esta subsecretaría, que es esencial, tenga una gestión activa e intensa para dar respuesta de forma inmediata. Nos ponemos al frente de estas crisis y estamos en contacto permanente con la gente porque sabemos que nuestro rol es fundamental.

Tenemos mucha capacidad de gestión para buscar la eficacia en los procedimientos, pero sobre todo contamos con sensibilidad para asistir a las personas que lo necesitan, donde en muchas oportunidades la situación nos obliga a trabajar prácticamente contra reloj. Quiero destacar el compromiso y la dedicación de todo nuestro equipo de gente, que se conforma desde camioneros, los que trabajan en los depósitos, trabajadoras sociales, secretarias, directoras y directores.

3- ¿Cómo es el vínculo con la gente, y a través de la subsecretaría cómo se articula la asistencia a las personas, organizaciones y comunidades?

-Tenemos un estilo más de territorio que de escritorio. Es fundamental articular, poder hablar con cada uno de los actores que forman parte en este proceso, los curas villeros, las organizaciones, y los intendentes, pero fundamentalmente con la gente.

Desde la Subsecretaría permanentemente articulamos con municipios y organizaciones, entre otros actores, pero lo que no puede esperar es el contacto permanente con el militante social que está haciendo la olla popular o al catequista que entrega una frazada para que alguien no pase frío, nuestra principal preocupación además de cumplir con nuestro rol, es estar ahí, estar presente.

4- ¿Con qué se encontraron en los barrios vulnerables desde el comienzo de la gestión y cuál es la estrategia para la post pandemia?

-La pandemia cristalizó la pobreza y en algún punto profundizó la desigualdad. Y claramente en los barrios populares, que es la zona donde hay más desigualdad, más pobreza, es donde se mueve más cómodo este virus.

El objetivo común es la lucha contra la pobreza y la desigualdad. Para eso, tenemos que generar trabajo y consumo interno y ya estamos trabajando con el programa Potenciar Trabajo, que va a permitir generar 300 mil puestos de trabajo antes de fin de año, activando el consumo interno en los barrios.

Y el otro gran desafío de la democracia es urbanizar las villas y los asentamientos, y también estamos trabajando en un proyecto de emergencia habitacional de muchos barrios.

5- ¿Cómo evalúa estos meses de trabajo, a pesar de la cruda realidad que genera la pandemia?

La satisfacción más que personal es colectiva, tiene que ver con que somos parte de un equipo con el cual militamos desde muy jóvenes, en mi caso desde los 14 años, siempre en la búsqueda de la justicia, de la igualdad, y lo que siento es que estamos viviendo un momento histórico y que nos tocó el desafío de estar en este lugar ante la pandemia.

Sentimos que estamos en un lugar en el cual podemos ayudar, podemos aportar y que cada granito de arena se nota. Ponemos el corazón en cada barrio, con la convicción de hacer un aporte por una Argentina que tenga futuro.

Tenemos mucha capacidad de gestión para buscar la eficacia en los procedimientos, pero sobre todo contamos con sensibilidad para asistir a las personas que lo necesitan.

Gustavo Aguilera