EL RESULTADO FISCAL DE AGOSTO ARROJÓ UN SUPERÁVIT DE MÁS DE $13 MIL MILLONES


  • En los primeros ocho meses del año el resultado primario se ubicó en $48.260 millones (0,2% PBI) mientras que en el mismo período de 2018 se alcanzaba un déficit de $130.461 millones (-0,9% PBI).

En agosto el Sector Público Nacional tuvo un superávit primario de $13.746 millones que representa una mejora de $24.102 millones frente al déficit de $10.356 millones registrado en igual mes de 2018. Los recursos totales crecieron 55,4% en términos interanuales (i.a.), 13 puntos porcentuales (p.p.) por encima de los gastos primarios que tuvieron un incremento de 42,6% i.a. Por su parte, el déficit financiero -que incluye el pago de los intereses de la deuda pública- fue de $14.798 millones (1,9% i.a.), teniendo en términos reales una reducción de 34% i.a.

Los ingresos totales del mes fueron $346.423 millones donde los recursos tributarios -netos de la deducción por coparticipación a las provincias- alcanzaron $306.664 millones y mostraron un crecimiento de 57,0% i.a. Dentro de estos sobresalieron los Derechos de Exportación (820,4% i.a.), Bienes Personales (203,7% i.a.), el Impuesto a los créditos y débitos (53,8% i.a.), los Aportes y contribuciones a la seguridad social (39,9% i.a.) y el Impuesto al Valor Agregado (39,2% i.a.). En tanto, el resto de los recursos del Sector Público No Financiero mostró un alza de 44,3% i.a., donde la ANSES percibió $11.190 millones provenientes del FGS destinados al financiamiento del Programa de Reparación Histórica.

Los gastos primarios alcanzaron $332.677 millones, creciendo 42,6% i.a. en términos nominales y reduciéndose 7,7% i.a. en términos reales. Las transferencias corrientes a provincias aumentaron 52,7% i.a., donde se destacaron las correspondientes a la función Desarrollo Social (348,2% i.a.), impulsadas por las destinadas al programa de Políticas Alimentarias (362,9% i.a.), y Otras funciones (131,4% i.a.) por el subsidio de tasa sobre los préstamos que otorga el FGS (+145% i.a.). En tanto, las transferencias a universidades nacionales aumentaron 41,5% i.a.

Los gastos de funcionamiento mostraron una suba de 48,3% i.a., donde las erogaciones correspondientes a remuneraciones se incrementaron 49,8% i.a. (en agosto impactó el bono de $5.000 otorgado a los empleados de la Administración Central a través del Decreto 589/19) y el resto del gasto operativo creció 43,6% i.a. Dentro de esta última línea, se destacan las partidas relacionadas con la ejecución de actos electorales (que explican la cuarta parte de la suba), medicamentos (+266,9% i.a.) y Políticas Alimentarias (+54,4% i.a.). Los subsidios económicos se incrementaron 44,7% i.a., principalmente producto del aumento registrado en los destinados al sector transporte (+76,6% i.a.) dado que los subsidios energéticos mostraron un alza de 28,8% i.a.

Las prestaciones sociales tuvieron un crecimiento de 40,3% i.a. donde las jubilaciones y pensiones mostraron un alza de 41,1% i.a. La Asignación Universal para Protección Social continuó mostrando un incremento superior (47,8% i.a.) producto del aumento sobre el beneficio de 46% otorgado en marzo a cuenta de la movilidad de todo el año. Otras prestaciones sociales aumentaron 58,4% i.a.

Finalmente, el gasto de capital tuvo un incremento de 21,3% i.a., donde sobresalieron los aumentos en la finalidad Agua potable y alcantarillado (183,1% i.a.), Energía (50,3% i.a.) y Transporte (34,8% i.a.). Cabe señalar que casi un tercio del gasto de capital en agosto contó con el financiamiento de Organismos Internacionales y Bilaterales de crédito.

Si bien los intereses de la deuda tuvieron una suba interanual elevada (586% i.a.), mostraron el menor nivel mensual de los últimos 6 meses. El incremento anual obedece a que en agosto se abonaron intereses correspondientes a préstamos de Organismos Multilaterales y Bilaterales de crédito por $18.893 millones (CAF, FIDA y FONDPLATA fueron $17.538 millones), los cuales explican las dos terceras partes de los intereses totales de agosto. De todas formas, el resultado financiero de agosto en términos reales tuvo una disminución de 34% i.a. ,10 p.p. más de reducción real interanual respecto de lo observado en enero-julio (-24% i.a.).

En los primeros ocho meses del año el resultado primario se ubicó en $48.260 millones (0,2% PBI) mientras que en el mismo período de 2018 se alcanzaba un déficit de $130.461 millones (-0,9% PBI). Esta mejora de 1,1 p.p. del PBI se produjo a partir de que los ingresos crecieron 14 p.p. más que los gastos primarios (51,1% i.a. vs. 37,7% i.a.).

Los gastos de los programas sociales contenidos en el ajustador del acuerdo Stand-By con el FMI alcanzaron en agosto $155.270 millones, ya superando la línea de base para el mes de septiembre en $21.282 millones. Por otra parte, los gastos de capital financiados con fuente externa en agosto ya superaron la línea de base del tercer trimestre en más de $15.000 millones.

Finalmente, el resultado financiero acumulado en el año fue de - $379.867 millones (-1,7% PBI), aumentando 15,8% en términos nominales frente a igual período de 2018, pero mostrando una reducción de 25% en términos reales y de 0,5 p.p. en términos del PBI.