¿Se puede predecir? ¿Cómo?


Se pueden distinguir los reingresos entre controlados y no controlados. Si el satélite o la etapa del lanzador que está por reingresar tiene capacidad de realizar maniobras de propulsión, entonces puede ser comandado para ejecutar una serie de encendidos de las toberas para reingresar sobre en una zona deshabitada (por ejemplo sobre el Océano Pacífico Sur).

Para los reingresos no controlados, si bien existe una red de seguimiento, no es posible predecir con exactitud el lugar y momento de la reentrada. Sin embargo, usualmente se obtienen predicciones del momento del reingreso con una cierta incerteza, que va disminuyendo a medida que el momento del reingreso se acerca. Esta incerteza temporal también se traduce en incerteza en el lugar posible del reingreso, dado que previo a la reentrada los objetos tienen una velocidad de más de 7 km/s. Por ejemplo, un día antes del reingreso, la incerteza es de aproximadamente +/- 5 horas; mientras que NASA ha informado que "inclusive a 2 horas del reingreso, la incerteza en el tiempo de reentrada es en promedio de +/- 25 minutos, lo que equivale a unos +/- 12000 km sobre el terreno".

Entre otros entes, el Comando Estratégico de Estados Unidos, con datos de la red de seguimiento (US Space Surveillace Network), genera y distribuye las predicciones para los próximos reingresos.