¿Qué daños puede ocasionar?


Como resultado de la fragmentación, los objetos resultantes podrían llegar al suelo esparcidos en un área alargada y angosta de varios cientos de kilómetros de largo.

Un fragmento de chatarra liviano, será frenado por el aire y llegará al suelo con una menor velocidad que un fragmento más pesado. En general las velocidades pueden estar entre los 30 km/h para un fragmento liviano, hasta aproximadamente 300 km/h para los más pesados. La energía cinética de cada fragmento, que depende de su masa y velocidad, es un indicador de los daños que podría causar. Por ejemplo, NASA analiza un umbral de 15 Joule, como límite inferior de la energía que podría afectar a una persona.