Vivir con VIH: prevención y tratamiento

Qué es el VIH, cómo se transmite, en qué consiste el tratamiento, qué derechos protegen a las personas con VIH y dónde obtener más información.

0800-3333-444

Si necesitás ayuda o información podés llamarnos.
Es gratis, confidencial y anónimo. Atendemos de lunes a viernes de 9 a 21hs y sábados, domingos y feriados de 9 a 18hs.


¿Qué es el VIH?

El VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) afecta a las células encargadas de protegernos de las enfermedades.

No es lo mismo VIH que sida. El síndrome de inmuno deficiencia adquirida es la etapa avanzada de la infección, cuando el VIH ha debilitado las defensas del cuerpo y favorece el desarrollo de enfermedades oportunistas (infecciones o tumores). Se las llama así porque aparecen “aprovechando” la caída de las defensas. Con los tratamientos actuales son cada vez más las personas con VIH que no desarrollan sida.

Podés hacerte el test de forma gratuita y la confidencialidad de tus datos en todo el proceso está garantizada por la Ley 23.798. Además, a partir de ahora no se necesita orden médica para la realización del examen.

Consultá el centro de testeo más cercano a tu casa

¿Cómo se transmite?

El VIH puede encontrarse en líquidos y secreciones de nuestro cuerpo: sangre, semen, líquido preseminal, secreción vaginal y leche materna. Cualquier situación en la que entren en contacto esos líquidos con las mucosas o el torrente sanguíneo de otra persona puede causar infección por VIH, como por ejemplo:

  • Tener relaciones sexuales anales, vaginales u orales sin preservativo.
  • Compartir agujas, jeringas, máquinas de afeitar, alicates, piercings, agujas para tatuar o cualquier otro elemento cortante o punzante en general; canutos que contengan sangre.
  • En el caso de mujeres embarazadas con VIH se lo pueden transmitir al bebé durante el embarazo, en el parto o durante la lactancia.

El uso del preservativo no solo evita la transmisión del VIH sino que es fundamental para no reinfectarte (infectarte con otra cepa del virus), lo que puede llevar a cambiar el esquema de tratamiento. Además te protege de otras infecciones de transmisión sexual y hepatitis virales

Consultá más información sobre el uso del preservativo

Conocé los puntos de distribución gratuita de preservativos en todo el país


Doctora hablando con paciente

¿Cómo es el tratamiento?

El tratamiento consiste en una combinación de medicamentos llamados “antirretrovirales” que detienen la multiplicación del virus, permiten la reconstrucción de las defensas dañadas y disminuyen la posibilidad de que se desarrollen enfermedades. De esta forma el VIH puede convertirse en una infección crónica y vos mantener una buena calidad de vida.

Antes de iniciar el tratamiento del VIH tu médico/a debe conocer tu historia clínica, realizarte un examen físico y pedir varios análisis de sangre que incluyen un recuento de CD4 (permite evaluar cómo están las defensas) y un test de carga viral (mide la cantidad de virus en sangre y sirve para evaluar la efectividad del tratamiento una vez iniciado).

La adherencia al tratamiento

Una vez que comenzaste el tratamiento es muy importante sostenerlo en el tiempo y cumplirlo adecuadamente para que sea eficaz. Esto incluye incorporar el tratamiento a tu vida cotidiana, respetar las dosis y los horarios de la medicación.

Si olvidaste tomar una dosis debés continuar con la siguiente (no tomes una dosis doble para compensar). Respetá siempre el horario de cada toma.

Si tenés dudas siempre hablalo con el equipo de salud o tu médico de cabecera.

Leé más sobre adherencia

Los efectos secundarios de la medicación

Los efectos secundarios de la medicación son diversos, pueden darse o no, depende del organismo de cada persona. Ante cualquier duda se recomienda que consultes a tu médico.

Los más frecuentes son: náuseas, vómitos, dolor de cabeza, insomnio, dolores musculares, cansancio, fiebre, escalofríos, anemia, dolores abdominales, hormigueo en pies y manos, erupciones cutáneas, falta de sensibilidad.

La mayoría de los efectos son manejables. Si tenés alguno de los mencionados no dejes ni modifiques la toma de la medicación sin antes consultarlo con tu médico. Además, podés pedir recomendaciones para contrarrestarlos.

Algunos antirretrovirales pueden provocar efectos secundarios específicos. Podés consultarlos en la Guía de tratamiento.


Fotografía de uvas y melones

Tu alimentación

Llevar una dieta equilibrada también ayudará a tu sistema inmunológico. Los equipos de salud cuentan con nutricionistas con quienes podés conversar sobre una dieta alimenticia óptima y que se adecúe a tus gustos y preferencias.

Que tengas una buena alimentación es importante porque:

  • Permite reforzar la respuesta inmunológica y al tratamiento.
  • Contribuye a minimizar los efectos secundarios de ciertos medicamentos.
  • Previene o compensa la pérdida de nutrientes que puede producirse en caso de diarrea o infecciones intestinales.
  • Evita la pérdida de peso (en etapas avanzadas de la infección) y el daño hepático (en caso de co-infección con hepatitis crónica).

Algunos consejos para tu dieta

  • Tomar abundante cantidad de líquidos (agua, jugos, infusiones, caldos) ayuda a prevenir la formación de cálculos renales.
  • Las frutas, verduras y hortalizas de todo tipo y color son fuente de vitaminas y antioxidantes beneficiosos para la salud y el sistema inmunológico.
  • Reemplazar las frituras por las preparaciones al horno o a la plancha.

Si tenés más dudas sobre el VIH

La línea Salud Responde 0800-3333-444 es una línea telefónica atendida por profesionales del Ministerio de Salud de la Nación. Es gratis, confidencial y anónima.

Funciona de lunes a viernes de 9 a 21hs y sábados, domingos y feriados de 9 a 18hs.

Podés pedir información sobre lugares de atención, qué hacer si tenés dudas con tu tratamiento o si necesitás orientación sobre situaciones de discriminación, entre otras cosas. Hay una red para que encuentres asistencia y contención con profesionales y pares.

Consultá la red de asistencia y contención


Panza de mujer embarazada

Embarazo

Si tenés VIH podés evitar que el virus pase a tu hijo/a. Existen tratamientos para seguir durante el embarazo, el parto y después del parto. Es importante que continúes usando preservativo en todas tus relaciones sexuales.

La leche materna puede transmitir el virus, por eso es importante que no le des pecho al bebé y lo lleves a los controles médicos.

Todos los controles y tratamientos son gratuitos, incluida la leche que podés conseguir en todos los hospitales públicos del país.

Más información sobre embarazo y VIH

Tus derechos

La Ley Nacional de Sida 23798 garantiza el acceso al tratamiento integral del VIH, el sida y las patologías derivadas, el respeto a la integridad y autonomía, a la confidencialidad, la educación y a un trato igualitario.
La cobertura del tratamiento integral abarca estudios, medicación y atención psicológica. Está garantizada por el sistema de salud público y si tenés una obra social o prepaga corresponde que lo cubran.

El test de VIH es gratuito, voluntario y confidencial. No te lo pueden pedir para entrar a un trabajo.

Conocé tus derechos