Actividad física si tenés sobrepeso

Para bajar, para mantenerte o para cuidarte, un poco de ejercicio y una buena alimentación te van a ayudar a controlar tu peso y sentirte mucho mejor.


Hacer ejercicio te permite gastar más calorías.

Junto con un control nutricional, de a poco vas a lograr importantes avances en tu salud:

  • Disminuir la grasa corporal.
  • Aumentar la masa muscular.
  • Sentirte mejor.

La actividad física contribuye a que reduzcas la grasa abdominal (que está asociada al riesgo cardiovascular), tengas menor sensación de hambre, aumentes las endorfinas (que te hacen sentir mejor) y bajes la sensación de fatiga.


Controlá periódicamente tu peso

Actividad física que podés hacer si no practicás deportes ni vas al gimnasio

  • Caminá o andá en bicicleta (con casco) media hora por día a un ritmo continuo.
    Comenzá de a poco, tres días a la semana, de 5 a 10 minutos cada vez.
    A medida que sientas que podés hacer un poco más, aumentá el tiempo hasta llegar a la media hora.
    Y si podés hacer un poco más, ¡adelante! El movimiento suma vida a tus años.
  • Consultale a tu médico si podés hacer abdominales, flexiones de brazos con las rodillas apoyadas en el piso, flexiones de rodilla a un pie, elevaciones de talones o sentadillas.
  • Hacé nuestros ejercicios de pausa activa (nivel leve) en un par de momentos del día. Cada uno te lleva unos 5 minutos y podés hacerlos en tu casa, en el trabajo o en una plaza.
    Los ejercicios van a ayudarte a fortalecer los grupos musculares más importantes: piernas, caderas, dorso, abdomen, pecho, hombros y brazos.

Consultá primero a tu médico

Antes de comenzar a hacer ejercicios de manera rutinaria, visitá a tu médico.

Adoptá costumbres saludables

Incorporá estos hábitos que te van a hacer sentir cada día mejor.

Créditos: "Pao Yue Kong Swimming Pool, Wong Chuk Hang, Hong Kong" de Namtoagaowen se utiliza bajo la licencia CC BY-SA 3.0