Se otorgó asistencia por más de $2.800 millones para investigación y producción de vacunas e insumos médicos en el país

El Ministerio de Desarrollo Productivo brindó asistencia técnica y otorgó financiamiento a Laboratorios Richmond para mejorar su capacidad productiva, incorporar equipamiento y modernizar sus instalaciones, lo que contribuyó a que pudiera producir la vacuna Sputnik V en Argentina.


Desde diciembre de 2019, la cartera productiva ya destinó $2.800 millones para financiar proyectos de inversión, de investigación y desarrollo y reconversión productiva para combatir y tratar el COVID-19 y producir equipamiento médico.

“Nos llena de orgullo que Richmond produzca la vacuna Sputnik V en Argentina. Confirma dos de nuestras convicciones más fuertes: que el conocimiento tiene que recibir siempre apoyo estatal y que la cooperación público-privada es el camino para construir un país mejor. Es un gran paso ante esta pandemia que da cuenta de la importancia de un Estado presente, que acompaña las inversiones del sector privado con una mirada estratégica”, explicó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Laboratorios Richmond anunció hoy que producirá la vacuna Sputnik V en Argentina, lo que convierte a nuestro país en el primero de América Latina en fabricar Sputnik V. Según informó el laboratorio, los primeros lotes de vacunas serán enviados al Instituto Gamaleya para las pruebas de calificación de calidad y que, de ser positivo el proceso, la producción a escala comenzaría en junio de 2021.

A través de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, el ministerio otorgó a Laboratorios Richmond un crédito para capital de trabajo por casi $30 millones, que fue financiado con el Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP) en el marco del Programa de Apoyo al Sistema Productivo Nacional.

Al mismo tiempo, la Subsecretaría de Economía del Conocimiento, que depende de la Secretaría de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa aprobó un Aporte No Reembolsable (ANR) dentro del Programa Soluciona, por un total de $13 millones. Ese monto se destinará a la adquisición de equipos como el caso de un isolator, que es un dispositivo que facilita el aislamiento de un producto en ambiente estéril, aséptico.

En relación a la colaboración directa que permitió a Richmond la fabricación de la vacuna, el Ministerio de Desarrollo Productivo facilitó el contacto del laboratorio con proveedores para conseguir los insumos claves para el llenado y envasado de la vacuna; y agilizó los trámites para la importación de equipos y del principio activo de la vacuna Sputnik V que permitió la producción del primer lote piloto.

El secretario de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, Guillermo Merediz, afirmó: “Es un orgullo que el laboratorio Richmond comience a producir la vacuna en Argentina y lo pueda hacer de manera masiva en el corto plazo. Desde el primer momento, en el Ministerio de Desarrollo Productivo trabajamos con el laboratorio para mejorar su capacidad productiva, incorporar equipamiento y modernizar sus instalaciones. La línea de crédito para capital de trabajo por casi $30 millones desde el FONDEP sirvió, entre otras cosas, para quintuplicar la producción de medicamentos para prevenir la infección por COVID-19 en el personal sanitario”

En el mismo sentido se pronunció la subsecretaria de Economía del Conocimiento, María Apólito, quien resaltó que “en una situación sanitaria tan crítica las soluciones deben surgir de un trabajo coordinado entre el sector privado y los ministerios de Desarrollo Productivo y de Salud. La cadena de valor de producción de vacunas es compleja pero Argentina está en condiciones de encontrar soluciones productivas en cada uno de los eslabones; Desarrollo Productivo asiste al entramado industrial para mejorar nuestra soberanía en materia sanitaria”.

Además de contribuir con el laboratorio Richmond para el desarrollo de la vacuna Sputnik V en la Argentina, la cartera productiva nacional, a través de SEPYME, financió 225 proyectos por más de 2.395 millones de pesos en 2020 a través del Programa de Asistencia al Sistema Productivo Nacional, mediante el cual se asistió a MiPyMEs, cooperativas, empresas e instituciones de I+D que contribuyan a combatir la emergencia sanitaria.

En búsqueda de reforzar capacidades y desarrollar soluciones para combatir y tratar el COVID-19 y mejorar el equipamiento médico del país, la Subsecretaría de Economía del Conocimiento otorgó más de $445 millones de pesos en distintos programas (como aportes no reembolsables a través del programa Soluciona y beneficios fiscales del Régimen de promoción de biotecnología moderna).