Presidencia de la Nación

Por iniciativa argentina, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó la primera resolución sobre Cuidados

Una de las prioridades del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación (MMGyD) es trabajar por una redistribución más justa de los cuidados. Su actual organización es el eje de las desigualdades entre los géneros y un elemento clave a la hora de pensar en el desarrollo sostenible. Se trabaja de manera urgente en dar visibilidad a la importancia de las tareas de cuidado en el sistema socioeconómico y a ubicarlas en el centro de la escena pública.


Por iniciativa del estado argentino, el miércoles 11 de octubre el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó por consenso la primera resolución que reconoce la importancia de los cuidados en el marco de los derechos humanos, desde una perspectiva de género.

La resolución sobre "La Centralidad de los Cuidados y el Apoyo desde una perspectiva de derechos humanos" constituye un hito trascendental en materia de estándares internacionales de derechos humanos, reconociendo el impacto de la redistribución de los cuidados para la igualdad de género y para el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres.

Asimismo, expresa su profunda preocupación por cómo, debido a los estereotipos de género, las mujeres y niñas realizan exclusiva o mayoritariamente el trabajo de cuidados remunerado y no remunerado. A la vez, manifiesta que la desigual distribución por género de los cuidados perpetúa las desigualdades en el disfrute de los derechos humanos, contribuye a la feminización de la pobreza y constituye un obstáculo para la independencia de las mujeres, en particular para la participación de las mujeres en el ámbito laboral y empresarial, en espacios de liderazgo y en la educación, entre otros.

Además, esta resolución llama a respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de quienes dan y reciben cuidados y apoyo, mientras recoge el derecho al cuidado y apoyo de niños, niñas y adolescentes, personas con discapacidad y personas mayores. También, reconoce que diversos tratados internacionales de derechos humanos “establecen obligaciones jurídicamente vinculantes que deben guiar a los Estados a la hora de abordar la cuestión del trabajo de cuidados no remunerado”. Y, finalmente, establece que una distribución equitativa y justa de los cuidados es un requisito previo para el ejercicio de derechos humanos, en condiciones de igualdad.

Es importante destacar que, para garantizar los derechos humanos de las mujeres, reconoce el rol del Estado y llama a la inversión en políticas de cuidados y apoyos. Para eso, propone una serie de medidas concretas, tales como: inversión en infraestructura, servicios sociales asequibles y de calidad, asegurar licencias de maternidad, paternidad o parentales, promover la investigación y la realización de mediciones sobre el trabajo de cuidados no remunerado, sensibilización sobre los estereotipos de género en materia de cuidados, entre otras.

A su vez, le solicita a la Oficina del Alto Comisionado sobre Derechos Humanos de las Naciones Unidas que realice un panel de expertos en la materia y a partir de ello elabore un informe que recopile los estándares internacionales.

A través de la resolución, se ratifica una vez más el lugar de los cuidados en la agenda de los derechos humanos, en el marco del foro de derechos humanos más importante a nivel universal.

Con este logro, Argentina pone, una vez más, a los cuidados en el centro de la agenda a nivel internacional y continúa avanzando en el fortalecimiento de los estándares internacionales. Esta iniciativa es parte del camino emprendido por el Gobierno argentino hacia el reconocimiento de los cuidados, con perspectiva de género, como derecho humano. Así también se avanzó a nivel regional con el Compromiso de Buenos Aires producto de la XV Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe y con la solicitud de opinión consultiva a la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el contenido y alcance del derecho humano al cuidado y su interrelación con otros derechos.

Resolución completa

Scroll hacia arriba