Mesa sectorial de precios y salarios con la cadena de la construcción

El Gobierno alertó sobre aumentos desmedidos en materiales para la construcción y acordó un monitoreo de precios


El Gobierno Nacional se reunió con representantes de sindicatos, cámaras y empresas de la construcción en el marco del acuerdo de precios y salarios, con quienes acordó avanzar en un mecanismo de coordinación y monitoreo de los valores de los materiales, que en algunos casos se detectaron aumentos desmedidos.

La primera reunión de la mesa de la construcción se realizó en el Ministerio de Desarrollo Productivo y forma parte de las rondas de encuentros sectoriales para avanzar hacia el objetivo de alinear expectativas de inflación en torno al 29% anual, tal como está plasmado en el Presupuesto 2021, y que los salarios puedan ganar en términos reales.

“Queremos generar mecanismos de coordinación y lograr acuerdos que permitan que esta industria tan importante tenga un año de recuperación, de crecimiento. Queremos que sea el puntal de la recuperación que está en curso en Argentina y, al mismo tiempo, que esto se pueda realizar en un contexto en donde los precios acompañen y donde los salarios puedan ganarle a la inflación”, explicó Kulfas durante la apertura de la mesa sectorial.

En este sentido, convocó a “discutir con seriedad dónde están las dificultades, porque en algunos insumos hemos visto subas desmedidas, realmente injustificadas, que las queremos discutir sin buscar culpables, sino para encontrar soluciones entre todos. Necesitamos que la recuperación llegue al bolsillo de todas y todos, y para eso es clave coordinar estas cuestiones”.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, estuvo acompañado por su par de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, el vicepresidente del Banco Central de la República Argentina, Sergio Woyecheszen, y la titular de la AFIP, Mercedes Marco Del Pont. También estuvieron presentes la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, y los secretarios de Política Económica, Fernando Morra; de Empleo, Marcelo Bellotti; y de Obras Públicas, Martin Gill.

A su turno, Morra compartió las pautas establecidas en el Presupuesto 2021, de una inflación en torno al 29% y una tasa de devaluación proyectada del 25%, y aseguró que la principal herramienta para combatir la inflación es la política macroeconómica. "Eso incluye tanto la política productiva, fiscal, cambiaria, monetaria y financiera. Debemos trabajar coordinada y colectivamente para la consecución de las pautas macroeconómicas planteadas en el presupuesto, que consideramos factibles”, destacó.

Al mismo tiempo detalló que es necesario ir reduciendo de forma paulatina el déficit fiscal en línea con lo que plantea el Presupuesto 2021, al mismo tiempo que se da un incremento de la inversión en capital, impulsando la recuperación de la actividad económica. “Eso es lo que definimos desde el Gobierno y debemos transitar el camino junto con el sector privado. Fortaleciendo el Estado Nacional”, afirmó el viceministro y agregó: “Debemos alinear expectativas. Los años anteriores se subestimó la inflación, el mercado decía que la inflación iba a ser menor entre 2016 y 2019 y fue mayor, en 2020 dijeron que iba a ser mayor y fue menor. Pronosticar es complejo, por eso es importante la coordinación, como la que se propone en esta mesa junto al sector privado.”

Por su parte, Cecilia Todesca sostuvo: “Tenemos un presupuesto que es nuestra hoja de ruta, nuestro plan de trabajo, y estamos totalmente convencidos de que podemos cumplirlo”. En una economía como la de la Argentina, agregó, “hacer este tipo de trabajo sin esta coordinación con el sector privado es imposible”.
En ese sentido destacó que el Presupuesto tiene dos premisas básicas: por un lado, “la recuperación del salario real, que arranca por la dignidad de las familias que han sufrido mucho en los últimos años, y que además como más del 60% del PBI es el consumo, si el salario no se recupera no hay manera que la Argentina crezca. Esta recuperación es absolutamente posible”. La segunda premisa, acotó, es el aumento de la inversión pública en infraestructura, que está previsto en el Presupuesto. “Este año lo estamos llevando a 2,2 del PBI, y es un esfuerzo muy grande que el Estado va a hacer. Sabemos que es muy importante por su efecto multiplicador”, aseguró.

El ministro Jorge Ferraresi, destacó: “Tenemos muchas expectativas para trabajar con ustedes. Y esta reunión es para trabajar sobre las alarmas que se prenden”. Al mismo tiempo, remarcó que desde su cartera están reactivando 55.000 viviendas que estaban paralizadas desde 2015 a las que se suman otras 120.000 viviendas que se van a empezar a ejecutar. “Esto nos muestra que tendremos una demanda importante de materiales y empleo, y el objetivo de estos encuentros también es poder coordinar que esto se concrete”, explicó.

Desde el sector privado, los empresarios se mostraron predispuestos a trabajar para aumentar la producción, la productividad y el empleo, con el objetivo de acompañar el proceso de crecimiento económico en el marco de la salida de la pandemia. A su vez, expresaron la preocupación por la suba de los valores internacionales de los insumos, y la menor oferta mundial de algunos productos por la pandemia, por lo que destacaron estos espacios de coordinación para evitar que se vean traducidos en la estructura de costos.

En tanto, Paula Español señaló: “Estamos abiertos a recibir toda la información sobre los aumentos de precios para alcanzar un acuerdo y repensar este año sobre la proyección que viene haciendo el Gobierno vinculada a los costos de producción, y no con las expectativas que vemos desancladas ni con la dolarización de los insumos que muchas veces no tiene que ver con la estructura de costos de las empresas”.

“Esperamos llegar a los acuerdos de precios necesarios que estamos trabajando con el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat para la construcción de viviendas, y también les pido que hagamos un esfuerzo para la actualización de Precios Cuidados de la Construcción porque nos permite ser una referencia para quienes consumen de manera individual y privada”, añadió.

Por el sector privado asistieron representantes de Aluar, Loma Negra, Alba, Acindar, Aceralma, Orlandi, Rogiro Aceros, Curia, Saint Gobain, Weber, Comercial CMP, Sinteplast, Sherwin Williams, Cemento Portland, Distribuidora Rach, Cemento Avellaneda, Easy, Sodimac, IMSA Cables, Anacon, Holcim, Grupo Serin, Sidergroup, Ternium Argentina, Venier, Grupo Disal y Herpaco.

También estuvieron presentes directivos de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO); la Cámara de Ladrillo Hueco y Cerámica; y la Cámara de Corralones Unidos y Afines. Además estuvieron presentes representantes de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA); la Unión Obrera Metalúrgica (UOM); la Federación Obrera Ceramista de la República Argentina (FOCRA); y de la Unión Obrera Ladrillera de la República Argentina (UOLRA).