Mercado Central: evaluaron cumplimiento del Compromiso Social de Abastecimiento

Paula Español y Nahuel Levaggi coincidieron en la importancia de transparentar la cadena de comercialización y evitar distorsiones de los precios de frutas y verduras.


La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, y el titular del Mercado Central, Nahuel Levaggi, recorrieron el centro comercial para evaluar el cumplimiento del Compromiso Social de Abastecimiento, acordado con los operadores para evitar aumentos desmedidos de precios de frutas y verduras durante la pandemia del Covid-19.

“Evaluamos de primera mano la operatoria comercial en frutas y verduras, a través del contacto con los operadores y puesteros”, afirmó Español durante un recorrido en el que también se habló con los trabajadores sobre las medidas sanitarias y los protocolos de circulación implementados en el predio por el Covid-19.

La funcionaria resaltó el compromiso y trabajo conjunto para transparentar la cadena de comercialización y evitar distorsiones de precios. “Queremos que los consumidores puedan comprar este tipo de productos al valor más cercano sugerido por el Compromiso Social de Abastecimiento”, remarcó.

Por su parte, Levaggi afirmó que la responsabilidad del Mercado Central “es evitar que falten alimentos esenciales como frutas y verduras”, por lo que destacó el trabajo coordinado con los operadores del centro comercial “para garantizar el cumplimiento del Compromiso Social de Abastecimiento”.

“Nadie debe sacar provecho económico de esta emergencia sanitaria que estamos viviendo”, concluyó Levaggi.

En el marco del Compromiso Social de Abastecimiento, el Mercado Central publica una lista semanal de precios acordados para frutas y verduras.

La lista de precios por kilo, sugerida hoy para verdulerías y comercios, incluye: papa a $27, cebolla a $25, mandarina a $68, lechuga capuchina a $60, batata a $30, zapallo anco y cabutiá a $26, pera y manzana $70, banana ecuador a $105 y tomate a $98.

El Compromiso Social de Abastecimiento es un acuerdo entre el Mercado Central y los operadores para mantener precios fijos semanales en frutas y verduras, que se venden por bultos mayoristas en el centro comercial. Otro de sus objetivos es que los comercios y verdulerías trasladen los precios sugeridos a sus productos, para asegurar el abastecimiento de alimentos a valores justos para la población.