Presidencia de la Nación

Informe anual sobre personas trabajadoras de mayor edad en el sistema de riesgos del trabajo

Un informe del Departamento de Control de Gestión de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) revela que el 14% de las personas trabajadoras registradas en el sistema tienen 55 años o más, donde se destaca que son poco más de un millón los que pertenecen a esta franja etaria, que están divididos en un 43% de mujeres y un 57% de varones.

Del estudio, con datos correspondientes a 2022, se desprende que el 90% del total se desempeña en unidades productivas. El 75,4% de las mujeres se inserta en cuatro sectores económicos: administración pública, defensa y seguridad social obligatoria (34,9%); servicios de hogares privados que contratan servicio doméstico (22,7%); enseñanza (11,8%) y salud humana y servicios sociales (6%).

Por el lado de los varones, las actividades económicas donde mayormente se desempeñan son la administración pública, defensa y seguridad social (25,6%); industria manufacturera (15,3%); comercio al por mayor y al por menor, reparación de vehículos automotores y motocicletas (10%) y servicio de transporte y almacenamiento (7,7%). Estos cuatro sectores agrupan a casi 6 de cada 10 trabajadores de mayor edad (58,8%).

La experiencia laboral y el conocimiento específico de su trabajo los hace menos proclives a tener accidentes laborales, aunque si estos ocurren requieren más días de recuperación. Por otra parte, la mortalidad laboral es mayor, al igual que las enfermedades profesionales y los casos que derivan en una secuela incapacitante.

En el primer apartado del documento se destacan los aspectos sobresalientes sobre la cobertura del sistema de riesgos del trabajo, la accidentabilidad y la mortalidad de la población trabajadora de mayor edad.

En el segundo se presenta la evolución de la cantidad de personas trabajadoras de 55 años y más con cobertura de riesgos de trabajo en comparación con la población de 16 a 54 años durante los años 2019, 2021 y 2022. Luego se aborda la composición por sexo, su participación en las distintas actividades económicas y el salario bruto por sector económico.

En el tercero, se considera la evolución de la accidentabilidad y la mortalidad por Accidentes de Trabajo (AT) y Enfermedades Profesionales (EP) y por accidentes in itinere durante los años 2019, 2021 y 2022. Para 2022 se describen las principales características de los casos con secuelas incapacitantes y de las enfermedades profesionales, y se analiza la incidencia de la accidentabilidad y mortalidad por AT y EP según sexo y sector de actividad económica. Toda la información se muestra desagregada para la población de 55 años y más y para la de menor edad.

Por último, se presenta un anexo estadístico y un anexo metodológico con la descripción de las fuentes de datos, variables e índices utilizados.

Accedé al informe completo y a la infografía.

Scroll hacia arriba