Garavano: “El desafío es empoderar a las personas para que conozcan y ejerzan sus derechos”


El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, participó hoy de la apertura de la conferencia internacional “El rol del Acceso a Justicia en la construcción de sociedades justas, pacíficas e inclusivas y la realización del Objetivo de Desarrollo Sustentable 16 (ODS16)” de las Naciones Unidas, que se desarrolla en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

Junto a los miembros de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rozenkrantz y Elena Highton de Nolasco, y el decano Alberto Bueres, el ministro dio la bienvenida a destacados expertos de instituciones académicas y de organismos internacionales que participan de la reunión junto con funcionarios del gobierno y del poder judicial, que evalúan el impacto, los resultados, la eficiencia de las disposiciones de asistencia legal y los servicios de justicia, así como el acceso a justicia para personas vulnerables.

La conferencia, que culminará mañana por la tarde, se enmarca en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, específicamente el objetivo 16, que contempla garantizar el acceso igualitario a la justicia para todas las personas.

“El acceso a la justicia no es una problemática exclusiva de la Argentina sino un objetivo global que marca la ONU, es transversal a todos los derechos, por eso tenemos que trabajar juntos para concretarlo. El desafío es empoderar a las personas para que conozcan y ejerzan sus derechos,” remarcó el ministro.

Al mediodía Garavano encabezó la Mesa de Alto Nivel para la realización de ODS16, donde reunió a representantes de los Ministerios de Justicia de América Latina y el Caribe a fin de estudiar las problemáticas comunes de la región para luego impulsar, desarrollar y dar seguimiento a las líneas de acción acordadas.

Tras intercambiar conocimientos y experiencias, se acordó fortalecer el apoyo y el compromiso de Acceso a la Justicia con vistas al Foro Político de Alto Nivel y la Cumbre de los ODS en 2019.

Por la tarde, Garavano y su par de Relaciones Exteriores y Culto, Jorge Faurie, presentaron el reporte “Justicia para Todos”, en el Palacio San Martín. Este documento destaca las formas en que la igualdad en el acceso a los derechos puede contribuir al desarrollo inclusivo e identifica los principales impulsores para generar políticas y marcos institucionales que puedan detectar y responder las necesidades legales de individuos, familias y comunidades.

Este informe pone en evidencia que la brecha de justicia es amplia: 1.300 millones de personas están excluidas de la ley porque carecen de identidad legal, son apátridas, víctimas de la esclavitud moderna o viven en países donde los altos niveles de inseguridad impiden a los sistemas de justicia satisfacer las necesidades básicas. Y arroja dos datos impactantes: 1 billón de niños son víctimas de violencia y un tercio de las mujeres del mundo sufren violencia sexual. La falta de justicia es universal.

“Necesitamos pasar de la justicia para unos pocos a la justicia para muchos, a través de una nueva visión de cómo construir sociedades justas donde se satisfagan las necesidades de los más vulnerables”, señaló Garavano a sus pares.

Este reporte es producto de un intenso año de trabajo del Task Force on Justice (Grupo de Trabajo en Justicia); iniciativa co-liderada por Argentina, Holanda y Sierra Leona, con la organización The Elders como representante de la sociedad civil y 11 expertos en justicia.

De la presentación participaron también la embajadora Leoni Cuelenaere del ministerio de Comercio Exterior y Cooperación para el Desarrollo de los Países Bajos.

En el marco de las actividades, los ministros y representantes de los países participantes firmaron una “Declaración sobre igualdad de acceso a justicia para todos en 2030”, donde consideran necesario poner a las personas y a sus necesidades jurídicas en el centro de los sistemas jurídicos además de facilitarles los medios para acceder a los servicios y a las oportunidades; resolver los problemas de la justicia, mejorar la calidad de los caminos de las personas hasta la justicia y usar la justicia como prevención a través de la mediación y los métodos alternativos de resolución de conflictos.

Junto a Garavano, participaron de la firma los representantes de Paraguay, Brasil, Costa Rica, Cuba, Colombia, Bolivia, Uruguay, Chile y República Dominicana.

The Task Force on Justice es una iniciativa de los Pioneros para Sociedades Pacíficas, Justas e Inclusivas, un grupo de países y alianzas que buscan alentar una aceleración en la provisión de justicia a personas y comunidades fuera de la protección de la ley.

La actividad se inscribe en la Semana de Acceso a Justicia, que se realiza con la colaboración de Los Pioneros y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Comenzó ayer y se desarrollará hasta el 10 de mayo, y es una convocatoria a generar un diálogo común sobre cómo repensar la visión en justicia y desarrollar un nuevo enfoque que coloque a las personas en el centro de las repuestas y de los diseños institucionales.