Escuelas Faro: ejemplos que permiten volver a soñar


El Programa Escuelas Faro contempla el seguimiento continuo y apoyo pedagógico a las 3.000 escuelas de gestión estatal que fueron seleccionadas según los resultados de Aprender 2016 y criterios de vulnerabilidad educativa y social.

Docentes, directivos, supervisores, especialistas y referentes jurisdiccionales de este programa participaron de un encuentro nacional en el Centro Metropolitano de Diseño, organizado por el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación. La jornada tuvo como objetivo compartir las experiencias institucionales desarrolladas en el marco del programa, a partir de los logros alcanzados y desafíos transitados durante la implementación de sus proyectos escolares.

“Las Escuelas Faro son aquellas por las que más nos hemos preocupado y ocupado, dirigiendo hacia ellas los recursos materiales y pedagógicos del Estado, porque son las que más los necesitan. Son las escuelas que nos demostraron que se pueden saltar las barreras de contexto, que puede volver a ser posible la movilidad social ascendente, que nos permiten volver a soñar. Es la escuela que añoramos de aquel sistema público que hizo grande a la Argentina”, expresó Alejandro Finocchiaro, ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología.

En los resultados de la Evaluación Aprender 2018, se pudo observar una notable mejora en el rendimiento de las Escuelas Faro, ya que mejoraron más que en el promedio nacional. En el área de Lengua, el porcentaje de alumnos con desempeño alto creció 20 puntos porcentuales; mientras que los alumnos con rendimiento por debajo del nivel básico disminuyeron 19 puntos porcentuales. En cuanto al área de Matemática, el porcentaje de alumnos con desempeño alto creció 10 puntos; y los que obtuvieron un rendimiento por debajo del nivel básico disminuyeron 6 puntos.

Natalia Mariño, docente de Corrientes explicó: “El programa Faro nos sirvió muchísimo para que nosotros podamos revisar nuestras prácticas docentes cotidianas, y para poder relacionarnos con colegas que están trabajando en lo mismo que nosotros, buscando nuevas formas de enseñanza juntos. El programa es muy inclusivo, abarca a toda la institución, lo que nos sirve porque aprendemos a trabajar en equipo, y eso lo hace muy productivo para todos”.

Por su parte, Susana Benito docente de la provincia de Córdoba señaló: “Mi experiencia con el Programa Escuelas Faro fue siempre muy linda, ya que tuvimos la oportunidad de poder trabajar en la escuela de una manera diferente. Trabajando más desde lo pedagógico, en las trayectorias de los alumnos, pudiendo acompañar en cada momento las circunstancias que a ellos les tocaba vivir, y de ahí poder lograr que los alumnos vuelvan a la escuela”.

Ezequiel Sánchez, docente de Mendoza, comentó sobre su experiencia: “Lo que nos dio Faro fue la posibilidad de preparar a nuestros estudiantes en la resolución de problemas y en la comprensión lectora. Se tomó este programa como una parte del proyecto educativo institucional. Así nuestros estudiantes pudieron prepararse de una manera diferente e innovadora para rendir la evaluación Aprender, se presentaron a rendir con ganas de ser evaluados para demostrar lo que habían aprendido”.

El programa Escuelas Faro tiene como propósito acompañar a las instituciones de gestión estatal de los niveles primario y secundario para fortalecer el sostenimiento de trayectorias escolares continuas y completas en sus estudiantes, así como para mejorar los aprendizajes en Lengua y Matemática, enmarcados en aquellos saberes y capacidades fundamentales para la vida en sociedad durante el Siglo XXI.

Con este horizonte, las escuelas participantes desarrollan colectivamente un proyecto escolar partiendo de la identificación de aquellas prácticas institucionales y pedagógicas que requieren ser fortalecidas para mejorar la calidad de los aprendizajes. Cada proyecto se planifica y desarrolla con el apoyo de un dispositivo de formación y asesoramiento situado para los equipos institucionales involucrados.