Presidencia de la Nación

El club me cuida: Decálogo para favorecer entornos deportivos protectores de derechos

Nuevo material sobre deportes y derechos de las infancias elaborado por la SENAF y el Ministerio de Turismo y Deportes.


Se encuentra disponible en la Biblioteca del campus de la SENAF, el “Decálogo para favorecer entornos deportivos protectores”, elaborado por el Programa de derechos de niñas, niños y adolescentes en ámbitos deportivos del Ministerio de Turismo y Deportes, con aportes de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF), del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, luego de un trabajo conjunto en la capacitación de personal de clubes y asociaciones deportivas. Este material está destinado a profesionales de la Educación Física, del ámbito de la enseñanza, el entrenamiento, el arbitraje, la coordinación, la preparación física, integrantes de Comisión Directiva y referentes de los chicos y las chicas en su club o ámbito deportivo.

La publicación enumera 10 pasos para enriquecer el trabajo conjunto desde una perspectiva de derechos:

1 | Tener en cuenta su opinión en los asuntos que les implican. Para cuidar es importante escuchar. Cuando sienten tranquilidad y comodidad, tienen mucho para decir.

2 | Garantizar el buen trato. Como personas adultas, y especialmente en el rol pedagógico-institucional, es importante prestar atención y no dejar pasar situaciones de violencia, por pequeñas que parezcan.

3 | Ante situaciones de alarma, actuar. Estar disponibles puede significar salvar una vida o proteger de una situación de peligro: decile “no” al “no te metas”.

4 | Tomar emergentes grupales. Si observás que en tu grupo de trabajo surge algún tema que te preocupa (o les preocupa a las chicas y los chicos) o que te parece importante retomar, es importante abordarlo o pedir ayuda para hacerlo.

5 | Revisar nuestras prácticas. El enfoque de derechos en el trabajo con niños, niñas y adolescentes requiere desaprender y volver a proponer nuevos modos de vincularnos con las infancias y adolescencias. Este enfoque implica abandonar intervenciones paternalistas, sobreprotectoras o autoritarias que se encuentran enquistadas en nuestras prácticas sociales cotidianas.

6 | Incorporar la educación sexual integral. El deportivo es un ámbito de socialización en el cual se aprende a ser con otras y otros, a construir identidad, a ir descubriendo quiénes somos. Es escenario de múltiples aprendizajes que marcarán la corporalidad, los vínculos y expectativa de logros. La ESI no se reduce a brindar información sobre genitalidad o anticoncepción. Implica acompañar a niñas, niños y adolescentes en procesos de construcción de identidades libres, aprender la importancia del cuidado de su cuerpo y sus emociones, y ejercitar el consentimiento en sus actos, entre otros aspectos.

7 | Reconocernos como parte del Sistema de Protección Integral. El Sistema de Protección Integral está integrado por todas las instituciones públicas o privadas que forman parte la vida de niñas, niños y adolescentes y el ámbito deportivo, también forma parte.

8 | Estimular la participación y la autonomía progresiva. Es importante acompañar a las chicas y los chicos en el desarrollo de su autonomía, facilitando procesos de toma de decisiones progresiva acordes a su madurez.

9 | Celebrar e integrar la diversidad. El ámbito deportivo es un escenario propicio para enseñar a celebrar la diversidad. No sólo a respetar las diferencias, sino a valorar su riqueza.

10 | Trabajar con las familias. Tener vínculo con las familias es importante para las chicas y los chicos, y es necesario para que puedan tener acompañamiento en el desarrollo de la actividad de modo positivo.

La legislación argentina establece que todos los ámbitos en los cuales niñas, niños y adolescentes se desarrollan tienen corresponsabilidad en su protección integral. “Es importante reflexionar sobre lo que se dice, hace y promover desde el rol institucional la promoción y el respeto por sus derechos”, señala la publicación.

Descargá el material

Scroll hacia arriba