Voz y tono


La voz que buscamos en los sitios del Estado Nacional debe ser clara, concisa y directa.

  • Clara: hacemos contenido que debe ser siempre comprendido por el ciudadano, por fuera de su formación personal o profesional o de su nivel sociocultural. Llamemos a las cosas siempre por el mismo nombre, a lo largo de toda la página.
  • Concisa: comunicamos lo que necesitamos comunicar y nos concentramos en el servicio al ciudadano. Somos breves y vamos al grano. No usamos pasos innecesarios ni palabras extrañas. Los usuarios no leen. Por eso, sacá todo lo que no sea pertinente en ese momento y para esa situación. Menos es más.
  • Directa: el ciudadano entra a nuestros sitios porque necesita resolver algo, por eso le debemos dar las herramientas para hacerlo con la mayor precisión. Un sitio funciona solo si la gente puede encontrar lo que necesita rápidamente y se retira con una sensación de comodidad, y no de frustración.

Nuestro tono cuando hacemos contenido web para sitios de la Administración Pública:

  • Cercano: buscamos la empatía, que el ciudadano se dé cuenta de que el contenido está pensado para él. No somos sus amigos, somos agentes públicos que le facilitan sus interacciones con el Estado.
  • Voseo: optamos por el “vos” como forma de acercarnos al ciudadano, pero eso no quiere decir que nos permitimos desprolijidades o una merma en el respeto.
  • Personal/impersonal: el estilo es impersonal, porque son sitios del Estado Nacional, pero eso no quiere decir que el ciudadano no pueda saber que están hechos por personas de carne y hueso, ciudadanos ellos también.