Protección radiológica

Comisión Nacional de Energía Atómica


Las radiaciones ionizantes ofrecen grandes beneficios a la humanidad a través de diversas aplicaciones en el campo de la medicina, la agricultura y la industria, entre otras.
La Protección Radiológica es el conjunto de medidas para la utilización segura de las radiaciones ionizantes que nos garantiza la protección de las personas y el ambiente.

A los efectos de aplicar dichas medidas se considera que las personas pertenecen a una de las siguientes categorías:

  • Trabajador: es toda persona empleada que se desempeña en una organización, ya sea a tiempo completo, tiempo parcial o transitoriamente, a quien se la han reconocido derechos y deberes respecto a la protección radiológica ocupacional.
  • Paciente: es aquella persona que recibe una exposición planificada a la radiación, asociada a un procedimiento médico con fines de diagnóstico, intervencionista o terapéutico.
  • Miembro del público: es toda persona -no incluida en las categorías anteriores- que podría estar expuesta a una posible exposición como consecuencia de las distintas aplicaciones de las radiaciones ionizantes, así como a las derivadas de fuentes naturales.

La CNEA tiene una política de prevención y promoción de la seguridad y de la salud ocupacional para proteger a las personas y al ambiente, del impacto que pueda derivarse de las actividades desarrolladas en su campo.