Desertificación

La desertificación es la degradación del suelo en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas ocasionada por distintos factores, como las variaciones climáticas y las actividades humanas. Tiene su origen en factores físicos, biológicos, políticos, sociales, culturales y económicos. Se relaciona directamente con la pobreza, la salud, la desnutrición, la falta de seguridad alimentaria y la migración.

¿Qué es la sequía?

Es el fenómeno que se produce naturalmente cuando las lluvias son considerablemente inferiores a los niveles normales registrados, causando un agudo desequilibrio hídrico que perjudica los sistemas de producción de recursos de la tierra.

Desertificación y sequía

La desertificación en Argentina

Las tierras secas ocupan el 70 % del territorio nacional y se ven afectadas por el manejo ganadero, forestal o agrícola no sostenible; la deforestación y el uso inadecuado de los recursos hídricos. Los factores que llevan a la pérdida de biodiversidad y servicios ecosistémicos pueden ser la erosión hídrica y eólica, la disminución de la cobertura vegetal y de la productividad de la vegetación natural y la alteración del ciclo hidrológico.

¿Cuáles son las consecuencias negativas sobre la población?

La migración, el abandono de tierras, la pobreza y la marginalización, además de un desequilibrio territorial y ambiental. Todo esto afecta la calidad de vida de las poblaciones, que en el país es cercana al 30 %.

La degradación de la tierra

La erosión hídrica y eólica es uno de los procesos principales de degradación de la tierra. Aproximadamente un 12 % de la superficie del país presenta tasas altas de erosión, concentrándose en zonas áridas/semiáridas con fuertes pendientes y baja cobertura vegetal tales como Patagonia, Cuyo y NOA.

Las principales causas
  • el sobrepastoreo
  • la deforestación
  • las prácticas de agricultura no sostenible
  • los incendios repetitivos
  • la introducción de fauna y flora exótica
  • el uso petrolero
  • el aumento de la producción ovina para exportación de lana
  • el uso inadecuado del suelo y del agua
  • los eventos naturales extremos, como por ejemplo las erupciones volcánicas
  • la insuficiencia de tecnología