Senasealo #1


¡Hola! Te damos la bienvenida a la primera edición de Senasealo [el buscador de curiosidades del Senasa].
Hoy vamos a hablar de tres temas: triquinosis, de la sanidad de los cultivos forestales y por último de nuestra tarea en los frigoríficos de toda Argentina. Sumamos también algunas "pastillas" que esperamos que te gusten: un datazo sobre la exportación de carne de cerdo, la buena música que nos comparten desde Roque Sáenz Peña, Chaco y una hermosa foto desde Ushuaia, Tierra del Fuego.
Ahora sí, empecemos :)


Por qué importa la triquinosis

Ni bien arrancó junio comenzamos a hablar fuerte de la triquinosis. Desde el #Senasa nos preocupamos por esta enfermedad, que no reconoce fronteras territoriales ni económicas, porque cuidamos la sanidad de los animales.

¿Qué es? Comenzamos con estos tres términos raros. La triquinosis es:
_zoonosis, porque es una enfermedad de los animales que se transmite a las personas;
_parasitaria, porque la transmite un parásito del género Trichinella;
_endémica ya que está extendida en todo el país. Sí, en ninguna provincia zafamos.

Y qué onda con el contagio. Las personas se enferman al consumir carne cruda o insuficientemente cocida o productos elaborados con carne de cerdo o de animales silvestres, principalmente jabalíes y pumas, que contienen en sus músculos larvas de parásitos del género Trichinella.
Sabemos que hay productos porcinos elaborados de forma casera o artesanal. Tatiana Aronowicz, del área de Zoonosis del Senasa, nos explicó que “como en este proceso se utilizan carnes sin cocción, los chacinados, embutidos y salazones resultantes pueden contener larvas de los parásitos que producen la enfermedad”. Una vez que las personas ingieren los productos infectados, las larvas se liberan en el estómago, continúan su ciclo en el intestino hasta reproducirse y las larvas que nacen migran por el torrente sanguíneo hacia los músculos, donde se alojan.

Decime que no muero. Pensemos que las larvas están ya en los músculos de una persona. ¿Hay síntomas? Sí: puede provocar fiebre, diarrea, hinchazón de párpados, vómitos, picazón en la piel, dolores y dificultades motrices.
Esta enfermedad tiene un fuerte impacto en la salud humana. Asegurar si una persona puede morir o no por triquinosis es una respuesta que no se puede tomar a la ligera. Tatiana nos contó que en verdad el cuadro clínico es muy variable y puede ir desde una afección asintomática hasta una enfermedad mortal, dependiendo del número de larvas ingeridas y del estado inmunológico del huésped.

Es la prevención, estúpido. Quedó en la historia la frase que dijo Bill Clinton en 1992 y Wikipedia nos dice que “se popularizó como «es la economía, estúpido» y la estructura de la misma ha sido utilizada para destacar los más diversos aspectos que se consideran esenciales”.
Sí, la clave es la prevención. Por eso, a la hora de consumir chacinados, embutidos o salazones, el Senasa recomienda:
_no adquieras productos porcinos o elaborados con carne de animales silvestres (principalmente de jabalíes y pumas) que carezcan de una etiqueta rotulada que certifique su origen, ya que no es posible saber si han sido sometidos a la prueba diagnóstica en un laboratorio.
_en el caso de que consumas productos caseros sin etiqueta, asegurate de que la materia prima haya sido sometida a la prueba de digestión artificial, la única técnica que debe ser realizada por las personas que elaboran chacinados a partir de carne cruda de cerdos o de animales silvestres para que sea analizada en un laboratorio. Así se pueden detectar larvas de Trichinella spp.
_es importante que solo obtengas chacinados en establecimientos habilitados y no en lugares informales en los que no se puede verificar la inocuidad y la trazabilidad del producto.

Destruyendo mitos. ¿Y si congelo la carne en el freezer de mi casa? Sabés que no, el freezer común no mata al parásito. Y posta: tampoco la salazón de la carne, el ahumado o la cocción en microondas son métodos seguros. Nos pusimos a pensar y en esta nota "Respuestas a las principales dudas sobre la triquinosis" hicimos un lindo compilado. [ADELANTO] para que anote señora o señor: la carne de cerdo bien cocida.

Chistes de adolescentes en una escuela. Hace unos años, compartimos desde el Senasa un encuentro sobre triquinosis con alumnxs de una escuela secundaria rural de la provincia de Buenos Aires. Se mostraron muy interesados y uno de ellos nos preguntó cómo podía darse cuenta si un salamín estaba infectado. Otro compañero, muy rápido, saltó y dio la solución: "dale ese salamín a tu hermano de tres años y si ves que no pasa nada, cometelo!". (Risas).


DATO DE LA QUINCENA

Hablando de carne de cerdo, en el primer semestre de 2020, desde el Senasa certificamos exportaciones por 18.483 toneladas de productos y subproductos porcinos, lo que indica una mejora del 49% respecto a las 12.336 toneladas enviadas en el mismo período de 2019.


De maderas, bosques y algunas de sus plagas

La mayoría de las personas asocian al Senasa con las vaquitas y los chanchos. ¿Pero sabías que también estamos presentes en la sanidad de los cultivos forestales? Nos aseguramos de que las plagas de la madera no perjudiquen la producción en los bosques argentinos.

Atahualpa Yupanqui, irremplazable. En Un largo camino, su libro de memorias, Yupanqui escribió que la guitarra al principio fue un simple trozo de árbol, que a la vez fue vecino de otros árboles de todo tipo y especie y que a lo largo de su existencia como árbol debe haber recibido el canto de miles de aves durante años y años. Y a la madera la penetró ese dulce cántico. Luego fue hachada, ahuecada y templada, pero quedaron para siempre las infinitas vibraciones del sonido de las aves. Así, según el poeta, se formó la guitarra y por eso su música tiene esa misteriosa capacidad de conmovernos tanto. ¿Qué extraña magia tendrá la madera para producir este milagro?
Etimológicamente, "madera" significa "materia". No parece casualidad, porque prácticamente desde que habitamos este mundo, los seres humanos aprovechamos a los árboles para muy diversos usos. Las comunidades más primitivas los usaron como leña para calefaccionarse y cocinar los alimentos. Luego, con el desarrollo de distintas herramientas, la madera comenzó a emplearse para la construcción, la fabricación de objetos, el pavimento de calles y casas (¡el parquet, claro!) hasta su uso más común de hoy: la elaboración de papel. Sí, cada pañuelo de ese paquete, cada hoja de tu cuaderno o las grandes páginas de ese diario que ya nadie lee, alguna vez fueron árbol, como la guitarra de don Ata.

(NO) juguemos en el bosque. En nuestro país, la superficie forestal total tiene unos 33 millones de hectáreas de monte nativo y aproximadamente 1,3 millón de hectáreas de monte plantado o de cultivo.. Pero podría ser mucho más. En efecto, si bien la actividad forestal hoy ocupa un rol importante dentro de las economías regionales, tiene un potencial mayor. En el sector se espera llegar a los dos millones de hectáreas plantadas en 2030.
La principal diferencia entre los bosques nativos e implantados es que los primeros están compuestos por especies autóctonas de nuestro país, como el algarrobo, lapacho, incienso, cedro, guatambú, jacarandá, palo santo, ñandubay, quebracho... En cambio, en los implantados predominan los exóticos de rápido crecimiento, porque, claro, el tiempo es dinero. Acá tenemos que hablar de coníferas (principalmente el pino), eucaliptos y las salicáceas, que es la manera técnica de nombrar a los sauces y álamos. De los bosques no sólo se aprovecha la madera como material para la construcción y elaboración de subproductos como el papel y cartón, sino que también generan plantas medicinales y alimentos para humanos y animales.

¿El cuento es color de rosa? Ahora bien: ¿todo es perfecto, los árboles crecen sin problema? No. Los árboles tienen enemigos que perjudican a la producción. Esos enemigos son las plagas, los bichos que también se aprovechan de los troncos de los árboles para su ciclo vital y generan grandes perjuicios económicos, porque la madera pierde calidad e incluso se pueden arruinar plantaciones enteras. Es lo que hace, por ejemplo, Sirex noctilio. La llaman la avispa barrenadora de los pinos, porque efectúa unas perforaciones que son verdaderos túneles y dejan a los pinos como un queso gruyere. Además de entregar una madera agujereada, esos ejemplares terminan muriendo. KO para todos.

Metete, Senasa. Por su gran cantidad de ventajas que comportan, el programa de Sanidad Forestal del Senasa promueve la utilización de controladores biológicos. O sea, se trata de organismos vivos que son perjudiciales para las plagas y ayudan a mantener a sus poblaciones en niveles bajos. Poniéndonos maniqueístas, hablamos de bichos "buenos" como hongos, gusanos o insectos que son depredadores o parásitos de los bichos "malos”. Lo interesante de todo esto es que se trata de una estrategia limpia.
¿Y cuántos de estos enemigos naturales (que así se llaman) puede tener una plaga? Para el caso de Sirex noctilio, por ejemplo, varios. Se usa verdadera artillería pesada. “Se realizan inoculaciones con el nematodo Beddingia siricidicola y se liberan al medio núcleos del parasitoide Megarhyssa nortoni que, sumadas a la acción de Ibalia leucospoides (que ingresó en el país junto con Sirex noctilio contribuyen a disminuir la densidad poblacional de la plaga y consecuentemente el daño que causa”, dice Juan Francisco Golé, a cargo de la coordinación del Programa. Si te marearon tantos nombres científicos y no cazás una de latín, no importa: son organismos que, casi como trabajando en equipo, se encargan de controlar a la avispa barrenadora de los pinos para que ya no pueda barrenar tanto.

+1 al futuro de los bosques. “Lo que buscamos desde el Senasa —dice Juan Francisco— es avanzar en una estrategia fitosanitaria que favorezca el desarrollo sostenible del sector forestal, porque la preservación de nuestros bosques es esencial para el crecimiento del país. En gran medida, el futuro de los bosques dependerá de un manejo sostenible de toda la actividad”. Suena bien. Pero el uso de métodos amigables con el medio ambiente y libres de efectos no deseados como los controladores biológicos, verdaderamente demuestra que el Estado Nacional a través del Senasa está trabajando en esa dirección.


PONELE MÚSICA

Cuando el viaje se hace largo bajo las copas de quebrachales, sauces y lapachos buscando langostas en territorio chaqueño, la radio se transforma en una excelente compañía.
Justo cuando el cansancio toca la puerta de la camioneta donde viaja Julio, suena esa música que tanto le gusta y sube el volumen a todo lo que da, para despabilarse, tener más ánimo y también llenarse el alma.
El ingeniero agrónomo, de la oficina Senasa de Roque Sáenz Peña, Julio González, recomienda.


En la trinchera de la carne

En un frigorífico, y en todas las fábricas donde se elaboran alimentos de origen animal que después comemos todxs, hay una zona que funciona como una aduana, una aduana sanitaria: en ella, todos los días, los operarios deben realizar una secuencia rutinaria para el lavado y desinfección de su calzado y sus manos. Lavan primero la suela y la capellada de sus botas y después sus manos. Hablamos de los POE: Procedimientos Operativos Estandarizados.

¿Qué son los POE? Son procedimientos que se realizan siempre de la misma manera y que se cumplen diariamente en los establecimientos de Argentina, que cuentan con manuales para cumplir de forma estandarizada. Nuestros agentes están presentes para su verificación.

Agregamos otra sigla: BPM. Son las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), abocadas a evitar la transmisión de enfermedades, por parte de los operarios, en la producción de alimentos y que pueden afectar al consumidor.
_aseo personal: uñas cortas, sin alhajas ni pelo suelto. Uso obligatorio de cofia y en este último tiempo sumamos el barbijo.
_indumentaria: en los frigoríficos no se trabaja con cualquier tipo de ropa, deben ser solo de colores claros para poder evaluar su higiene. Se lava diariamente. Es decir, la indumentaria no se usa dos días seguidos.
Los agentes del Senasa conocen las BPM como la palma de sus manos (en este caso, manos limpias con uñas cortadas, ejem). Y están en los frigoríficos para verificarlas.

Cascos verdes. Tal vez en alguna foto o video viste trabajadorxs en una línea de producción. Entre ellos, siempre se visualiza alguno con un casco verde: son los agentes del Senasa presentes en las líneas de producción de un frigorífico.
Diariamente y las 24 horas de producción verificamos todos los procedimientos a lo largo de la cadena productiva, desde que ingresan los animales a la planta hasta que sale el producto terminado para el consumidor. Estas son dos tareas específicas que realiza el Senasa al 100% de los animales:
_evaluamos la sanidad: que esté libre de patologías y apto para el consumo, como así también la sanitización de las instalaciones;
_también revisamos la musculatura y vísceras de la carne a través de distintos pasos: inspección visual, táctil, olfativa y por incisión.

Carne inocua (y rica). Estamos entrenados para realizar las inspecciones y contamos con un equipo destacado en cada establecimiento. Por eso, somos el pie del Estado argentino en ese tipo de industrias: nos encontramos en la trinchera de la carne como personal esencial, para dar tranquilidad a todxs lxs argentinxs y a los países a los que exportamos.


FOTO DE LA QUINCENA

¿A qué nos remite el azul? Frío, quietud, calma, estabilidad… y en este caso, a la belleza de las aguas de Ushuaia.
Luciana Cavallin es veterinaria de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria del Centro Regional Patagonia Sur, y trabaja en la inspección y fiscalización de productos de origen animal y vegetal que ingresan en el puerto de la ciudad.
La foto que nos envió nos encanta y parece decirnos que, en el fin del mundo, se respira una paz muy especial.


Con esto nos despedimos de esta primera edición hasta la próxima. Si tenés alguna sugerencia o comentario sobre este nuevo proyecto, podés responder este mensaje!
¿Te lo reenviaron? Suscribite acá y recibí Senasealo [el buscador de curiosidades del Senasa] todas las quincenas en tu correo.
¿Nos ayudás con los temas curiosos de la próxima edición?
Buen fin de semana! y hasta la próxima edición ❤️

Equipo de Senasealo


Correo electrónico: [email protected]