Aromáticas


Las especies aromáticas son utilizadas en todo el mundo por sus cualidades odoríferas y condimentarias. Su mayor demanda se verifica en la industria gastronómica y química.

En el campo culinario, se utilizan las hojas de las plantas frescas o deshidratadas tanto para condimentar preparaciones crudas o cocidas, como para realzar los aromas de distintos platos.

Asimismo, las especies aromáticas también son empleadas en el mundo de la cosmética (cremas y perfumes) y la farmacia. Esta última aprovecha las propiedades medicinales de algunas variedades para la elaboración de medicamentos tanto industriales-químicos como naturales.