Caprinos - Producción Primaria


Las cabras son muy sensibles a los climas extremos debiendo tomarse cuidados para minimizar sus efectos, siendo importante el frío y la lluvia en animales en pastoreo, y particularmente cuando su condición corporal es baja, por lo que es recomendable brindar un lugar de resguardo natural o artificial.
El ganado caprino es una especie gregaria que basa sus estrategias de adaptación y sobrevivencia a una intensa vida social, fortalecida con la conducta individual, dirigida a que las cabras puedan adaptarse a vivir en rebaño.

Para su manejo: en relación al manejo inteligente del ganado, debemos destacar que el espacio depende de su posición social en el interior del rebaño, y está caracterizado por ser la distancia mínima que se establece entre el individuo y los demás miembros del grupo. Una cabra dominante tendrá mayor espacio individual (dado por su jerarquía dentro del rebaño), que una cabra joven.
La huida es para los caprinos el mecanismo de defensa más importante. Sin embargo, cuando ésta no es eficaz suelen entrar en estados de pánico caracterizados por temblores o espasmos musculares, vocalizaciones reiteradas y eliminación de pequeñas porciones de excremento. En algunos casos el estrés prolongado puede causar timpanismo temporal.
El ganado caprino se ha caracterizado por su gran capacidad de adaptación al medio en los ecosistemas más desfavorables, debido a su poca selectividad en el sabor de los alimentos, aunque tienen especial predilección por forrajes y pastos húmedos. Otra de las ventajas adaptativas del ganado caprino es la capacidad de ramoneo que está dada por la capacidad de bipedestación, que consiste en poder incorporarse apoyándose solamente con los miembros posteriores, permitiéndoles buscar brotes en las ramas de árboles y arbustos a una altura de hasta 2 metros, pero este comportamiento se suspende a favor de retomar el pastoreo horizontal cuando los brotes de hojas ya se han agotado.

Para instalaciones: se debe elegir un lugar alto y bien drenado. El corral deberá orientarse de acuerdo con la prevalencia de vientos y la dirección del sol. En climas fríos, se debe procurar la mayor incidencia del sol. En climas tropicales se deberá procurar un corral ventilado y fresco.
La superficie debe ser la adecuada de acuerdo al número de animales de cada categoría; contar con un sector de reparo para las inclemencias climáticas; tener las subdivisiones necesarias acordes al manejo; los corrales deben estar en un lugar donde se puede acceder con facilidad; la higiene se debe poder realizar de forma rápida y práctica; se deben construir con materiales económicos y abundantes en la zona.
Los corrales deben construirse en una zona no anegable, ya que los caprinos son particularmente sensibles a la humedad, la que les provoca importantes problemas podales. Esto se debe a que son animales originarios de zonas áridas y montañosas, por lo que no se adaptan fácilmente a la humedad. La pendiente a utilizar debe ser de por lo menos un 5%, porque de esta manera el agua se escurrirá rápidamente después de las lluvias y se evitarán los problemas que la humedad acarrea.

Para el manejo durante el período reproductivo: algunas consideraciones para esta etapa como, realizar el servicio siempre tratando de concentrar las pariciones en épocas de “buenos pastizales” de manera que tanto las madres como la descendencia puedan disponer de una buena alimentación, logrando así buenos destetes y una recuperación adecuada de las madres; evitar que los machos cubran cabras chicas o muy jóvenes cuyo desarrollo general aun no esté completo, para evitar mal pariciones; evitar los golpes entre animales, fundamentalmente cuando las cabras se encuentran preñadas, situación que se produce por una competencia de las mismas por comida o por agua  a causa de tener comederos o bebederos de dimensiones muy pequeñas o porque la cantidad de cabras es muy grande con respecto a las instalaciones existentes; prevenir estos golpes que aumentan  el número de abortos, pudiendo también ocurrir en el campo cuando los corrales tienen puertas muy pequeñas y no permiten un ingreso o egreso fluido de las cabras.


OVINOS Y CAPRINOS
Av. Paseo Colón 367 piso 4º frente
E-mail: [email protected]
Tel: 4121 5410