Preservativos


El preservativo más conocido es el que se utiliza en el pene, por eso puede nombrarse como preservativo "peneano". Se lo conoce habitualmente como preservativo "masculino", pero puede ser utilizado por cualquier persona con pene, más allá de su identidad de género.

Es una funda de látex finita, elástica y lubricada que se coloca en el pene cuando está erecto, y se desenrolla hasta su base. Tenés que apretar la punta del preservativo antes de desenrollarlo para que no quede aire, porque si queda aire puede romperse.

Tenés que usarlo en toda la relación sexual, desde la erección, porque antes de la eyaculación salen gotitas de líquido preseminal que tienen espermatozoides. Retiralo del pene antes de perder la erección para que no salga el semen de su interior.

Usá siempre un nuevo preservativo para cada práctica: vaginal, anal y oral.

Los lubricantes aceitosos, como vaselina, aceite de bebé o de cocina, dañan el preservativo. Te recomendamos los lubricantes a base de agua.

Los lubricantes a base de agua podés usarlos para hacer más placenteras diversas prácticas sexuales, tanto las individuales como las de pareja.

Podés combinar el preservativo con otro método Anticonceptivo para tener doble protección.

Es el único método que a la vez evita el embarazo y protege del VIH/Sida y de otras infecciones de transmisión sexual.

Preservativo

¿Cómo se usa?

Para un correcto uso del preservativo y asegurar su efectividad, te recomendamos:

  • Verificar la fecha de vencimiento y controlar el envoltorio.
  • No exponer al sol o al calor porque puede dañarse el látex ni llevar en la billetera, la fricción puede dañar el látex.
  • Usar desde el comienzo de la relación sexual. No usar nunca dos juntos porque la fricción los puede romper.
  • Abrir el sobre con cuidado para que no se rompa el preservativo. No utilizar elementos cortantes ni abrir con los dientes.
  • Apretar la punta del preservativo para sacar el aire antes de apoyarlo en el pene erecto porque, si la punta queda inflada, se puede romper durante la relación.
  • Desenrollarlo hasta la base del pene, cuidando que no quede inflada la punta.
  • No usar vaselina, aceite o crema de manos porque éstos pueden dañar el preservativo. Usar lubricantes "al agua" que se venden en las farmacias y están disponibles en los hospitales y centros de salud del país y son recomendables sobre todo para sexo anal.
  • Luego de la eyaculación, retirar el preservativo con el pene todavía erecto. Tener cuidado de que no se derrame el semen.
  • Siempre se usa un nuevo preservativo para cada práctica: vaginal, anal y oral.
  • Después de usar, tirar a la basura, no al inodoro.

Si usás vibradores, dildos u otros objetos y los compartís con otra persona, te recomendamos ponerle un preservativo en cada penetración para prevenir infecciones de transmisión sexual.

Los preservativos son gratuitos. Así lo establece la ley nacional 25.673.

Pedilos en centros de salud y hospitales. También se entregan gratis a través de obras sociales y prepagas.

El mejor método anticonceptivo es el que vos elegís. Tener información es tu derecho. Línea Salud Sexual 0 800 222 3444

saludsexual@msal.gob.ar