Mitos y verdades


La lepra es una enfermedad del pasado. Ya no hay lepra en la Argentina.

Falso

En la Argentina existen actualmente 635 pacientes en tratamiento, de los cuales 350 fueron diagnosticados durante el año 2010. Esto no significa que actualmente no existan más enfermos de lepra en el país. Hay que considerar (lamentablemente) a las personas que actualmente están enfermas y no fueron todavía diagnosticadas. Desde hace diez años se detectan entre 300 y 400 casos nuevos de lepra por año.


En la Argentina, solo en las provincias del norte podemos encontrar lepra.

Falso

El área endémica, es decir, donde se encuentra la mayor concentración de personas con esta enfermedad, está integrada por las provincias del noroeste, nordeste y centro del país: Chaco, Formosa, Corrientes, Misiones, Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Buenos Aires y la Capital Federal.

Sin embargo, hay que tener presente que las migraciones internas condicionan la posibilidad de tener un enfermo de lepra en cualquier punto del país


La lepra no se cura.

Falso

La lepra se cura realizando el tratamiento adecuado durante el tiempo y la forma indicada. La medicación es entregada en forma totalmente gratuita en todo el país por el Programa Nacional de Lucha Contra la Lepra perteneciente a la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación. Siempre se deben utilizar varios medicamentos a la vez, por lo que se denomina "tratamiento multidroga" (TMD). Es importante además, desde el mismo momento del diagnóstico, realizar la prevención de la discapacidad de manos y pies.

La clave es el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno y adecuado.


La lepra es hereditaria.

Falso

Hoy está científicamente demostrado que la lepra no es hereditaria. De una madre o padre enfermo nace un hijo sano. La mejor protección que se le debe dar al recién nacido es que el padre o madre afectado realice y complete adecuadamente el tratamiento.

No debe suspenderse el tratamiento durante el embarazo.


Los enfermos de lepra pueden casarse, trabajar y llevar una vida normal.

Verdadero

El paciente tratado puede seguir haciendo su vida normal: trabajar, casarse, tener hijos, etc. Antes se recluía a los enfermos en sanatorios (leprosarios). Actualmente, el tratamiento es ambulatorio y no precisa internación, con excepción de alguna complicación, en cuyo caso solo será transitoria.


Los síntomas pueden tardar hasta 20 años en aparecer.

Verdadero

Es por eso que es importante que las personas que estuvieron o están en contacto directo con enfermos de lepra se controlen periódicamente.

La clave para detener la enfermedad y evitar discapacidades es el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno y adecuado.