Cuidados del ambiente en tu casa y tu barrio


El humo y las cenizas presentes en el aire interior y exterior de la casa pueden causar problemas respiratorios.

También los hongos, que viven en lugares húmedos y poco ventilados, favorecen y empeoran los problemas respiratorios.

Para evitarlos, todos (y en especial los chicos) necesitamos respirar aire puro. Para eso, tomá estas precauciones:

  • No fumes dentro de la casa.
  • Limpiá los muebles y el piso con trapo húmedo. Si el piso es de tierra, rocialo con agua antes de barrer. Abrí las ventanas durante un rato todos los días (por más que haga frío) para que entren el aire puro y el sol.
  • Evitá las corrientes de aire sobre las hornallas encendidas, porque pueden apagar las llamas dejando salir el gas. Cerrá la llave de paso de gas si no estás usando ningún artefacto.
  • No pongas fogones, estufas, braseros ni cocinas de leña dentro del cuarto donde se duerme. Nunca los enciendas ni los apagues adentro de la casa.
  • No hagas fogatas ni quemas al aire libre. Sobre todo, de restos de goma, plásticos o materiales pintados.
  • Mantené a los animales lejos de las mesas, camas y habitaciones donde se duerme.
  • Usá para consumo y limpieza de la vajilla agua potable de red. Si no hay agua de red o existen dudas sobre su calidad, tratala con alguno de estos métodos:
    • hervila entre 2 y 3 minutos, y dejala enfriar tapada; o bien
    • agregale 2 gotas de lavandina por litro y dejá pasar, como mínimo, media hora antes de usarla.