Fuego


En los Parques Nacionales sólo se puede hacer fuego en lugares habilitados teniendo en cuenta las políticas de cada área protegida. Para esto, es necesario que el visitante esté informado antes de visitarla.

Existen períodos en que las altas temperaturas, o la sequía, aumentan el riesgo de incendios forestales, esto depende de cada región del país. Los pastizales y los bosques pierden su humedad y se transforman en depósitos de combustible que quedan expuestos a la acción de los humanos y otros factores naturales (rayos, por ejemplo).

En la mayoría de los casos, los incendios forestales tienen su origen en la actividad humana, ya sea por descuidos o negligencias en el uso de fuentes de calor en lugares con vegetación.

La colaboración de los visitantes es fundamental para la prevención de incendios. Por eso es importante mantenerse informado respecto de las normativas del uso del fuego que varían en cada área protegida y respetarlas.

La Administración de Parques Nacionales evalúa el peligro de incendios según el Índice Meteorológico de Peligro de Incendios (FWI por sus siglas en inglés), que se informa al visitante a través de carteles informativos:


Dependiendo del rango de peligro, en cada área protegida se tomarán distintas decisiones de manejo del fuego como restricciones en su uso o actividades de prevención por parte del personal de APN.

La APN cuenta con un sistema de prevención y combate contra incendios forestales con presencia permanente en cada una de las áreas protegidas, bajo la coordinación operativa de la Dirección de Lucha contra Incendios Forestales y Emergencias (DLIFE), encargada de establecer lineamientos y estrategias de prevención de fuegos no deseados, manejo de fuegos deseados (como, por ejemplo, quemas prescriptas) y rehabilitación ecológica.

Dirección de Lucha contra los Incendios Forestales y Emergencias

En algunas áreas protegidas se realizan quemas controladas como herramienta de manejo ya que el fuego tiene un rol clave en algunos ambientes.

RECOMENDACIONES PARA DISFRUTAR DE LOS PARQUES
  • Haga fuego solo en lugares habilitados y nunca lo pierda de vista.
  • Asegúrese de tener a mano recipientes con abundante agua.
  • Nunca haga fuego debajo de los árboles
  • No arroje colillas de cigarrillos ni fósforos al piso. Esto puede ocasionar incendios.
  • Si ve fuego o columnas de humo dé aviso a personal del área protegida.
  • Regrese con su basura. Las latas y vidrios pueden ocasionar incendios.
  • Controle que el viento no arrastre chispas a la vegetación cercana.
  • Evite hacer grandes fogatas, sólo lo mínimo para cocinar.
  • En caso de tener que sacar ceniza de un fogón asegúrese de que esté totalmente apagada y fría
  • No traslade brazas y cenizas de un fogón a otro.
Para apagar el fuego correctamente
  • Hágalo con abundante agua.
  • Remueva las cenizas para verificar que no queden brasas encendidas.
  • Arroje agua sobre las piedras y alrededor de la fogata.
  • Asegúrese de que todo el lugar quede frío.