Denominación


Los orígenes

El término Argentina proviene del latín argentum, que significa plata. Encontramos su registro escrito en la expresión Terra Argentea incluida en una pieza cartográfica del portugués Lopo Homen de 1554. Existen testimonios confiables de la época que dan cuenta de la asociación existente por entonces entre el territorio y el Río de la Plata, pero es en 1602 que la aparición de un libro habría de fijar la denominación.

"He escrito, pues, aunque en estilo poco pulido y menos limado, este libro, a quien intitulo y nombro Argentina, tomando el nombre del sujeto principal, que es el Río de la Plata."

Martín del Barco Centenera

Una forma culta

En efecto, este integrante de la expedición de Ortiz de Zárate, puso ese título a su largo poema referido a estas tierras y con ello inauguró una tradición literaria que se mantuvo durante mucho tiempo en el ámbito erudito. Por ejemplo, en 1801 Manuel José de Lavardén en su "Oda al Majestuoso Río Paraná" alude a las "sencillas ninfas argentinas" y años más tarde, Vicente López y Planes arenga en una de las estrofas de la Marcha Patriótica adoptada por la Asamblea de 1813 y devenida luego en Himno Nacional:

"A vosotros se atreve, Argentinos,
el orgullo del vil invasor..."

Vicente López y Planes

No obstante la difusión del término entre los partidarios de la Independencia, la designación más frecuente siguió siendo la del “Río de la Plata”, asociada al territorio del antiguo Virreinato creado en 1776 y ruta obligada de los cargamentos del metal del Potosí hacia España.

En 1826, en plena lucha entre unitarios y federales, un Congreso General Constituyente reunido en Buenos Aires sancionó una Constitución de vida efímera en la que oficializaba el nombre de Nación Argentina, que no logró imponerse por estar vinculado a la supremacía porteña. En este período, habrían de convivir las designaciones Confederación Argentina y Provincias Unidas del Río de la Plata, según el ideario político de quienes las propiciaban.

Un nombre para el país

Al promulgarse la Constitución Nacional sancionada en 1853, se incluyó la denominación República Argentina entre los nombres oficiales destinados a la designación del gobierno y del territorio de la Nación:

"Las denominaciones adoptadas sucesivamente desde 1810 hasta el presente, a saber: Provincias Unidas del Río de la Plata; República Argentina; Confederación Argentina, serán en adelante nombres oficiales indistintamente para la designación del gobierno y territorio de las provincias, empleándose las palabras "Nación Argentina" en la formación y sanción de las leyes."

Artículo 35

Ante la necesidad de unificar la denominación para los actos administrativos, el 8 de octubre de 1860 el presidente Santiago Derqui fijó el nombre definitivo:

"El gobierno ha venido en acordar que para todos estos actos se use la denominación de República Argentina."

Firmado: Santiago Derqui

De aquí deriva el calificativo con el cual se identifica a los habitantes y al territorio que ocupamos en el extremo meridional del continente americano, como así también a la Nación de la que orgullosamente formamos parte.


Fuente: Instituto Geográfico Nacional.