Retiro preventivo del producto: Escabeche de jabalí, marca Fatto in casa, por sospecha de botulismo


La ANMAT informa a la población que, se está llevado a cabo una investigación a raíz de dos casos sospechosos de botulismo que estarían asociados al consumo del producto:

  • Escabeche de jabalí, marca Fatto in casa, cont. neto 400 gr, vto 01 jul 2020. Elaborado por Norma Coatti. Nª de habilitación (municipal) 256/05.

Atento a ello, la Dirección General de Control de la Industria Alimenticia de la provincia de Córdoba y la Dirección de Bromatología y Sanidad Ambiental del Municipio de Monte Maíz (Córdoba) realizaron una inspección en el establecimiento elaborador del producto en cuestión. En base al procedimiento, se estableció que las condiciones de elaboración no permiten garantizar que los escabeches allí elaborados sean seguros para el consumo y se dispuso el cese de la elaboración y comercialización del establecimiento en forma preventiva. Asimismo, se solicitó a la firma elaboradora realizar el retiro inmediato y preventivo del mercado nacional de todas las unidades de todos los productos escabechados marca Fatto in casa (escabeches de jabalí, de pollo, de pavita, de vizcacha, de cerdo, berenjena y antipasto)

Se recomienda a los consumidores que se abstengan de consumir estos productos. En caso de haberlo hecho y presenten alguno de los síntomas iniciales como náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, visión borrosa, visión doble, boca seca, dificultad para hablar y tragar, realicen una consulta médica inmediatamente. Asimismo, quienes tengan en su poder el mismo para su expendio, cesar su comercialización.


Fotografía del rótulo del producto Escabeche de jabalí, marca Fatto in casa

¿Qué es el botulismo alimentario?

El botulismo clásico o alimentario es una intoxicación grave producida por la ingestión de la toxina preformada en los alimentos contaminados. No se puede ver, oler o sentir el gusto de la toxina botulínica, pero probar tan sólo una pequeña cantidad de alimentos contaminados puede ser mortal.

La incidencia del botulismo es baja, pero la tasa de mortalidad es alta si no se realiza un diagnóstico precoz y se administra la correspondiente antitoxina en forma temprana. El botulismo no se transmite de persona a persona.

Las manifestaciones clínicas de la enfermedad son el resultado de la acción de la neurotoxina sobre el sistema nervioso. Los síntomas iniciales de la intoxicación son náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, visión borrosa, visión doble, boca seca, dificultad para hablar y tragar.

Los elaboradores de alimentos deben garantizar que sus productos alimenticios se procesen adecuadamente para garantizar la inocuidad (estrictos procesos térmicos, valores de pH apropiados en los productos finales y el uso prudente de conservantes). También durante el transporte y el almacenamiento los productos alimenticios deben ser manipulados de manera adecuada para evitar el crecimiento de bacterias y la formación de toxinas.

Recomendaciones para los consumidores:

  • Evite consumir conservas si desconoce su origen o si no se encuentran habilitadas por la autoridad sanitaria competente.
  • Seleccionar siempre conservas que hayan sido fabricadas por elaboradores habilitados por la autoridad sanitaria competente.
  • Al momento de adquirir productos en conserva, rechace los envases que se encuentran hinchados o abollados
  • Transporte y almacene las conservas en lugares frescos, bien ventilados, y mantenga el producto protegido del calor directo, la humedad y la contaminación.
  • No consuma conservas envasadas que al abrirlas despidan gas.

El día 27 de enero se confirmó la presencia de toxina botulínica en el producto. Más información

Más información sobre el Botulismo Alimentario.