La transformación del Estado a nivel federal


Por Juan Gowland*

Argentina está llevando adelante desde 2015 una profunda transformación del Estado. Y no solo a nivel nacional; también en la mayoría de las provincias y muchos de los municipios del país. Un hito clave fue la firma del Compromiso Federal para la Modernización del Estado, que suscribieron el presidente y los gobernadores en abril de 2017. Este compromiso fue el puntapié del mayor esfuerzo por coordinar una agenda de modernización a nivel federal en las últimas décadas. Los resultados alcanzados desde entonces demuestran que rinde frutos el trabajo conjunto entre las Provincias y la Nación, y que es el mejor camino para convertir al Estado en una herramienta al servicio de los ciudadanos y para conectar más y mejor a los argentinos.

El Compromiso Federal está conformado por cinco ejes: modernización administrativa, empleo público y capacitación, gobierno abierto e innovación pública, gestión por resultados y calidad, infraestructura tecnológica y ciberseguridad. Estos ejes cristalizan el consenso entre Nación y las Provincias sobre los objetivos y las prioridades para la transformación del sector público. Un acuerdo sobre el rumbo a seguir.
El avance de la modernización a nivel federal no responde sólo al impulso de Nación. Hay provincias que trabajan en la transformación del Estado desde hace años y algunas están a la vanguardia. La jerarquización del COFEMOD desde su creación en 2016 —es el sucesor del Consejo Federal de la Función Pública (COFEFUP), que existía desde 1992— lo convirtió en el principal mecanismo de coordinación de la agenda de modernización y en un espacio donde se comparten experiencias y se fomenta la colaboración entre las provincias.

El COFEMOD desarrolló un sistema de indicadores para cuantificar el grado de avance del Compromiso Federal. Los funcionarios nacionales y provinciales trabajaron juntos y acordaron los criterios para medir los progresos en cada eje. Esta herramienta permite al Consejo tener una visión general del estado de situación de la modernización a nivel federal y detectar las oportunidades de mejora y colaboración.

Foto Juan Gowland

Una administración pública sin papeles

Las carretillas cargadas hasta el tope con papeles fueron hasta 2015 una imagen frecuente en los pasillos de las oficinas públicas de todo el país. Transportaban los miles de expedientes que se procesaban anualmente en la administración pública. Están convirtiéndose en un recuerdo del pasado. Desde la firma del Compromiso Federal, nueve provincias emprendieron la implementación del sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE), desarrollado por Nación. Entre ellas se destacan Mendoza, que ya completó la implementación, y Buenos Aires, con uno de los mayores grados de avance. Pero también están implementando GDE gobiernos de signo político distinto al de Nación, como Río Negro, Santa Fe, Tierra del Fuego, Neuquén, Catamarca, Santiago del Estero y Tucumán.

Por la envergadura del sector público de Buenos Aires y el retraso relativo que tenía como punto de partida, la transformación del Estado en la provincia desde 2015 es una de las más importantes a nivel federal. Se eliminó el uso de papel en más del 70% de los organismos públicos provinciales con la implementación de GDE. Y pronto se alcanzará la totalidad. El sistema no solo elimina el papel, sino que mejora la transparencia, permite el seguimiento de los expedientes y facilita la interoperabilidad, es decir, la interconexión entre los diferentes organismos de la provincia y con los de Nación.

Buenos Aires también avanzó en modernización administrativa con la implementación de otros sistemas desarrollados por Nación, como el de compras públicas Compr.AR, el de trámites a distancia TAD y el de registro civil electrónico RCE. Las más de 500 delegaciones del registro civil de la provincia están digitalizadas y permiten la solicitud por Internet de partidas de nacimiento, matrimonio, unión convivencial o defunción. Forma parte de la evolución hacia el Gobierno Digital y es la prueba más nítida de que la sinergia entre Nación y provincia se tradujo en una mejora definitiva en el sector público bonaerense.

En materia de empleo público, Mendoza sobresale por la implementación de un amplio sistema de ingresos y ascensos por concursos. Todos los cargos hoy son cubiertos a través de este mecanismo. En la primera edición, la de 2018, se inscribieron 33.000 aspirantes para cubrir 114 cargos, 51 de ingreso y 63 de ascenso. Mendoza es una de las siete provincias que comenzaron a trabajar con la Secretaría de Empleo Público de la Nación para realizar el análisis de dotaciones, una herramienta que permite a la administración pública conocer no solo el número de empleados públicos de cada repartición, sino también los perfiles de los agentes estatales y las capacidades en cada área. Una base fundamental para el diseño de políticas para jerarquizar el empleo público y la carrera administrativa. Además de la provincia cuyana, la más avanzada, están trabajando en el análisis de dotaciones Salta, Chaco, Buenos Aires, Corrientes y Entre Ríos.

El Gobierno Nacional impulsó la agenda de Gobierno Abierto desde 2015. A través del Portal Andino, que también adoptaron Mendoza y Jujuy, se promovió la política de apertura de los datos públicos. Hoy son 15 las provincias que tienen portales de datos públicos. En el marco de la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP, por las siglas en inglés), se firmaron compromisos subnacionales con 11 provincias, que llevaron adelante iniciativas locales de gobierno abierto. A través del COFEMOD se promovió el intercambio y la colaboración entre las provincias. Un ejemplo de ello es la creación del NQNLab, el laboratorio de innovación pública de Neuquén, que fue desarrollado con el apoyo del gobierno de Santa Fe.

La gestión por resultados tiene un avance incipiente a nivel federal. Es un modelo que implica cambios de fondo en la forma en que se gestionan los programas públicos. Los procesos de planificación, seguimiento y monitoreo, la evaluación de los programas y los presupuestos por programas forman parte de este eje. La Ciudad de Buenos Aires es líder a nivel federal con un modelo gestión por resultados y rendición de cuentas de cara a la ciudadanía que fue debatido ampliamente en el seno del COFEMOD. El Consejo dio un apoyo decidido a la difusión de estas políticas a través de cursos y capacitaciones del INAP.

Así como CABA es líder en Gestión por Resultados, Santa Fe es una referencia a nivel federal en Gobierno Abierto, en especial en lo que respecta a participación e innovación pública. Córdoba, por su parte, tiene una de las políticas de Empleo Público más maduras del país, con un proceso de gestión integral de las carreras de los agentes públicos, que incluye la evaluación, la capacitación y las promociones. La provincia mediterránea tiene algunos puntos fuertes destacados en Modernización Administrativa, como un sofisticado sistema de subastas públicas online y el portal Ciudadano Digital, que unifica y simplifica la interacción de los ciudadanos con el Estado provincial. Un Estado más cercano y al servicio de los ciudadanos, objetivo que comparte con Mi Argentina, el portal de Nación al que ya se adhirieron tres provincias.

Foto 2

Conectar a los argentinos

La conectividad es un servicio fundamental para el desarrollo y para llevar oportunidades laborales, educativas y de construcción de ciudadanía en todo el país. La mejora en la velocidad y cobertura es una de las prioridades del Gobierno Nacional. La celeridad y efectividad con la que se llevó adelante fue posible gracias a la coordinación con provincias y municipios. Ejemplos de esto son los acuerdos de conectividad que firmó Nación con Jujuy y Corrientes.

Entre 2015 y 2019, la velocidad de internet se cuadruplicó, de 4,5 mbps a 20,5 mbps para la banda ancha pública. El número de accesos fijos se incrementó en dos millones, de 6,8 millones a 8,9 millones. La cobertura de los datos móviles tuvo un impulso decisivo. Hace cuatro años solo el 16% de los argentinos tenían acceso a 4G; hoy la cobertura alcanza al 93% de los ciudadanos.

El plan de conectividad es complementado con una política activa de inclusión digital. En los últimos cuatro años, más de 4,5 millones de ciudadanos fueron capacitados en los más de 500 puntos digitales que están distribuidos a lo largo y a lo ancho de todo el país. Mientras que otros 340.000 fueron capacitados en el mismo periodo en programas de inclusión digital impartidos por la Secretaría de País Digital.

En los últimos cuatro años cambió la forma en que se vinculan la Nación y las Provincias. Se logró una relación más cercana, independientemente del color político, lo que significa un salto cualitativo en el federalismo argentino. El Compromiso Federal instaló una forma de trabajar la modernización en todo el país que, más allá de que los contenidos específicos de la agenda evolucionen, marca un antecedente. Y demuestra que la colaboración es el mejor camino para transformar al Estado en una herramienta al servicio de la gente.

*Director Nacional de Relaciones Institucionales e Integración Federal de la Secretaría de Modernización del Estado