La tecnología protagonista vital en el cuidado del patrimonio cultural

La realización de análisis microscópicos y microquímicos, la utilización de un tomógrafo de última generación y el tratamiento de Rayos X han sido algunos estudios que favorecen los análisis y diagnósticos que indican el tratamiento a seguir en pos de la conservación de los bienes culturales.


El concepto de patrimonio cultural en los últimos 15 años ha mutado de una manera -en el que mucho tiene que ver el aporte de diversas disciplinas- que han comenzado a interactuar de forma noble y determinante a la hora de los diagnósticos, patologías, y nuevas realidades de los diversos bienes culturales de los países.

Desde el año 2006 la Coordinación de Recuperación y Conservación del Patrimonio Cultural del Ministerio de Economía tomó conciencia del valioso aporte de trabajar mancomunadamente con otras disciplinas en pos de la salvaguarda del patrimonio.

Por ello, los primeros contactos con el Hospital Garrahan se cristalizaron ese año para un trabajo sin precedente en el Estado Nacional, como lo era el análisis y estudio de una talla en madera del Siglo XV de San Nicolás de Bari procedente de la Central Hidroeléctrica de San Nicolás de los Arroyos, provincia de Buenos Aires.

Resultado de los análisis con Rayos X sobre la escultura de madera de San Nicolás de Bari. Se pueden ver los clavos que sujetan las distintas partes del bien cultural.

En dicha oportunidad, gracias al servicio de imágenes del Hospital Garrahan se ha podido obtener a través de Rayos X, imágenes de la estructura interna de la escultura de madera para observar el estado de conservación y si había sido afectada por xilófagos. Sin dudas, algo que no su hubiera podido hacer sin el aporte de la tecnología.

Por su parte, también se trabajó en forma multidisciplinaria con la Comisión de Energía Atómica, para el análisis de muestras de obras de arte, con la Fundación Favaloro, INTERPOL, y el Departamento de especialistas del Banco Ciudad, conformando por primera vez en la historia del Estado Nacional, el primer equipo multidisciplinario en la lucha contra el tráfico ilegal de Bienes Culturales, a través de la valiosa experiencia de cada uno; todas estas acciones de un enorme valor para la conservación del acervo cultural.

La mascara mortuoria de Benito Quinquela Martín siendo sometida a distintos estudios en el Hospital Garrahan.

El compromiso había sido asumido por estas instituciones de interactuar en forma científica y tecnológica con el objeto de actualizar y optimizar los criterios y normas que tiene el objetivo de preservar los bienes culturales aggiornandolos a los nuevos lenguajes comunicacionales respecto a la exhibición del patrimonio cultural.

Vista microscópica de material analizado en el laboratorio de Patrimonio Cultural.

Por tal motivo, la realización de ensayos, análisis microscópicos y microquímicos, la utilización de tomógrafo de última generación, y el tratamiento de Rayos X, han sido algunos de los soportes que favorecen el acceso a estudios, análisis y diagnósticos de forma profesionalizada y que serían muy complejos realizar de otra manera, además de experimentar el nuevo lenguaje y concepto en relación a la muestras en instituciones, museos y organismos públicos, donde el público es integrante y protagonista del nuevo lenguaje patrimonial

Lic. Mario F. Naranjo