La Gesta de Malvinas y un difícil adiós

La Fuerza Aérea Argentina rinde homenaje al comodoro "VGM" (R) Héctor Manuel Rusticcini, una de las tantas personas que lucharon incansablemente por dar a conocer el último y más importante conflicto aeronaval del siglo XX después de la II Guerra Mundial, el único de la era moderna en el que intervino nuestro país en el escenario internacional contra un viejo adversario: “La Gesta de Malvinas”


Por 1er Ten Gustavo Liébana

Comodoro "VGM" (R) Héctor Manuel Rusticcini durante el Conflicto del Atlático Sur

Con motivo de su reciente paso a la inmortalidad, su trayectoria y lo que significa para nuestra Institución, en esta oportunidad queremos realizar mediante esta entrega un sencillo y humilde homenaje al comodoro "VGM" (R) Héctor Manuel Rusticcini, por su invaluable contribución al servicio de nuestra Nación.

Esta decisión se fundamenta sobre todo en el consenso generalizado que existe entre los veteranos de nuestra Institución y de las demás Fuerzas Armadas, en que el comodoro Rusticcini constituye un símbolo de la Gesta de Malvinas en dos momentos históricos.

En primer lugar, por su destacado papel durante el Conflicto del Atlántico Sur. En segundo lugar, por su vocación permanente de transmitir el legado del accionar de la Fuerza Aérea en Malvinas, entendida esta como un conjunto de hechos dignos de ser recordados, especialmente los que destacan por su heroicidad o trascendencia.

Comodoro "VGM" (R) Héctor Manuel Rusticcini

En abril de 1982, el entonces mayor Rusticcini se desempeñaba como jefe del Escuadrón Servicios, jefe del Escuadrón Abastecimiento y del Escuadrón Terminal de Cargas Aéreas (ETCA) en la Base Aérea Militar Malvinas (BAM Malvinas).

Este es uno de los aspectos silenciosos del Conflicto, pero que pone de relevancia el espíritu del personal como un ejemplo a seguir que trasciende largamente el conflicto. La capacidad de un grupo humano como la dotación de la BAM Malvinas de convertirse en el alma del proyecto, pese a tener que lidiar con los grandes obstáculos del terreno, distancia, escasez de medios e inexperiencia de guerra.

Pero sobre todo, porque dicha Unidad desde el primer momento y hasta el último día, fue objetivo prioritario para el enemigo, que concentró su ataque en forma sistemática con todos los medios para destruir la pista, sabiendo que era el único enlace con el continente.

Fachada de la Base Aérea Militar Malvinas

El 14 de abril de 1982 se creó la Base Aérea Militar Cóndor. Al respecto, el comodoro “VGM” (R) Héctor Rusticini afirmó en una entrevista: Nosotros teníamos una gran tarea en la Base Aérea Malvinas con todo el material que llegaba por vía aérea. Teníamos tres aviones descargando, uno despegando, uno por aterrizar y cinco esperando para descargar lo más variado que ustedes puedan pensar”.

Comodoro "VGM" (R) Héctor Manuel Rusticcini desfilando en la Av. Libertador

De regreso al continente, el comodoro Rusticcini cumplió primero con la obligación moral de los sobrevivientes de transmitir el testimonio a las nuevas generaciones de la Institución de la epopeya de Malvinas, sus vivencias, sus conocimientos, las lecciones aprendidas, la vocación patriótica plasmada en la inapelable e inalienable defensa de los intereses estratégicos y vitales de nuestra Nación, y el reclamo permanente por la soberanía en nuestra islas Malvinas.

Formación de Veteranos de Guerra de Malvinas en la I Brigada Aérea

Siguiendo su trayectoria testimonial, Rusticcini tuvo como desafío promover la revalorización de la Gesta de Malvinas por parte de la ciudadanía, recuperar y sostener esta iniciativa en el tiempo después del Conflicto, un evento sobre el que muchas veces no se tiene una real dimensión de su trascendencia como sociedad en conjunto, pero que merece el debido reconocimiento y del que toda la población debería sentirse orgullosa porque es algo que le pertenece.

Por todo esto es importante recordar:

  1. El Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina, para el cual se pusieron a disposición de la Patria todos sus medios materiales y humanos en defensa de la soberanía nacional sobre las islas Malvinas.
  2. El legado de la inquebrantable voluntad de lucha y espíritu de combate de los veteranos de guerra, aún frente a las más adversas circunstancias, dejando en lo más alto de nuestro cielo a las alas de la Patria.
  3. Nuestros 55 héroes que nos guían para enfrentar nuevos desafíos, siguiendo su ejemplo de valor y entrega.
Ingresá a la infografía interactiva

Conocé la historia de nuestros héroes de Malvinas, la lista más sagrada de la Fuerza Aérea Argentina.

Carta del brigadier general "VGM" (R) Mario Miguel Callejo al comodoro "VGM" (R) Héctor Rusticcini

El accionar de la Fuerza Aérea Argentina en el Conflicto del Atlántico Sur

"El día 15, estando ya embarcado en el Fearless en calidad de prisionero de guerra, fui citado por el capitán Larken (comandante de dicho buque), quien con angustia me interrogó a través de un intérprete para saber si la Fuerza Aérea estaba en condiciones de efectuar un nuevo ataque a la flota. A pesar de haberle dado seguridad de que esto no ocurriría, la flota se mantuvo en alerta permanente durante diez días más, incluso con algunas falsas alarmas. Indudablemente el accionar de la Fuerza Aérea, había calado hondo en el espíritu del enemigo"

Brigadier "VGM" (R) Luis Guillermo Castellano, Ex - Comandante del Componente Aéreo Malvinas

Reconocimiento

"Solamente tenemos -y es de un valor superlativo- un recuerdo y una sentencia. Una respuesta a la esperanza y una severa y firme advertencia al usurpador. Una promesa y una actitud. "TRAS SU MANTO DE NEBLINAS / NO LAS HEMOS DE OLVIDAR", es un lema con el que estamos sosteniendo la validez de esta causa, que se instala en el espíritu de las glorias nacionales."

Brigadier "VGM" (R) Luis Guillermo Castellano, Ex - Comandante del Componente Aéreo Malvinas

Reino Unido: el impacto del accionar argentino, bajas y material averiado / destruido

“Desafiaron todas las tácticas esperadas”, general de división Julian Thompson

Para el comandante de la 3° Brigada de Comandos de Infantería de Marina, los pilotos argentinos “desafiaron todas las tácticas esperadas” y, durante distintos ataques a la flota británica, lograron confundir a los sistemas de radares, infligiendo “grandes daños a nuestras naves”. Por otra parte, para el militar inglés, en las islas los Pucará se convirtieron en “un enemigo letal”

“¿Cómo lo hicieron?”, general John Jeremy Moore

En oportunidad de las presentaciones realizadas el 14 de 1982 en Puerto Argentino, el comandante de las fuerzas terrestres británicas contó sus experiencias donde se encontró bajo bombardeo de los aviones argentinos en Monte Kent, recordando que la noche anterior en el último ataque por poco se salvó de ser volado con su puesto de comando por los ataques de los A-4B y MK-62, y en el estrecho de San Carlos al que llamaba “El callejón de las bombas”.

“¡Nos caeríamos!”, almirante John Forster «Sandy» Woodward

El 13 de junio de 1982 el jefe de la Fuerza de Tareas (Task Force) de la flota británica, había registrado en su diario: “Francamente, si los argentinos pudieran sólo respirar sobre nosotros, ¡nos caeríamos!” (…) En su declaración al parlamento británico en julio de ese año, dijo que, al momento de la rendición argentina, “estábamos ya quedando sin aire. Las fuerzas de tierra tenían solo seis balas por arma, y yo tenía tres fragatas inutilizadas”. Analizando la decisión argentina, Woodward planteó que, según su valoración, el enemigo podría haber estirado “la campaña durante unos diez días más y eso habría terminado con nosotros, no con ellos”.