Garavano entregó material histórico del Juicio a las Juntas a la Corte Penal Internacional


El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, presentó a Fatou Bensouda, fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), el informe original referido a las violaciones a los Derechos Humanos que venezolanos denunciaron en la Argentina. Según el documento, entre los delitos ocurridos en Venezuela se encontraron casos de persecución, tortura, encarcelamiento y grave privación de la libertad, ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada y diversas formas de violencia sexual.

Asimismo el ministro entregará a su museo, como presente institucional, una serie de objetos de gran valor simbólico para los argentinos, referidos a la recuperación de la democracia y la investigación de las violaciones de los derechos humanos cometidas durante la última dictadura militar (1976-1983).

Los elementos especialmente preparados para ser expuestos en este importante museo, incluyen: un fichero con réplicas de denuncias sobre violaciones a los Derechos Humanos, un ejemplar del Nunca Más y las tapas de las versiones de este libro publicadas en Israel, Brasil, Inglaterra, Alemania y España, una serie de fotos del juicio a las juntas militares y copias de su sentencia original firmada. La exposición será acompañada por un texto alusivo, en inglés, adjunto a esta gacetilla.

El ministro envió a Eboe-Osuji, presidente de la CPI, una nota en la que resalta que “el informe Nunca Más es una de las más importantes contribuciones de la sociedad civil en la lucha contra la impunidad, y en la búsqueda de pruebas sobre las graves violaciones a los Derechos Humanos en nuestro país”. También destaca que “la sentencia del juicio a las juntas es el testimonio del compromiso y del valor de los jueces, en un caso sin precedentes de enjuiciamiento de delitos contra la humanidad”.

La CPI fue creada por iniciativa de las Organización de las Naciones Unidas (ONU) mediante el Estatuto de Roma. Esta jurisdicción independiente constituye un paso histórico hacia la universalización de los derechos humanos. Es el primer tribunal internacional de carácter permanente encargado de juzgar a los responsables de crímenes contra la humanidad, de genocidio, de crímenes de guerra y de agresión, para todos los países hayan ratificado su revisión.

Por otra parte, el ministro mantuvo un encuentro con Han Moraal, secretario general de la Asociación Internacional de Fiscales (IAP), para intercambiar experiencias respecto a la persecución del crimen organizado. Posteriormente, visitó Eurojust, el órgano de la Unión Europea dedicado a la cooperación policial y judicial en materia penal, donde fue recibido por el vicepresidente Klaus Meyer-Cabri, y los representantes de España y Países Bajos, Francisco Jiménez-Villarejo y Han Moraal respectivamente.