Facilitación de las gestiones para cuidar la producción de alimentos

El Senasa protege en todo el país la mesa de los argentinos, apoyando la continuidad de los circuitos productivos a lo largo de toda la cadena agroalimentaria.


Buenos Aires – En el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el gobierno nacional para enfrentar la pandemia de COVID-19, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), dispuso una serie de medidas que garantizan a los usuarios realizar gestiones y autogestión en forma digital, que resulta clave en la cadena de producción y distribución de alimentos destinados al consumo interno y al comercio internacional.

“Nuestra tarea es considerada esencial por lo que estamos exceptuados de la disposición de aislamiento. Así, aseguramos la presencia de agentes del Senasa en puntos clave de la cadena productiva, con los resguardos necesarios y en consonancia con las directivas brindadas por el gobierno nacional ante la pandemia dado que nuestro Servicio tiene tareas determinantes e indelegables en cada área temática y puntos del territorio” sostuvo el presidente del Senasa, Carlos Paz.

Por su parte, el vicepresidente del Organismo, Carlos Milicevic, aseguró que “también estamos cumpliendo con las tareas vinculadas a la exportación. Es importante continuar las certificaciones de nuestros productos, subproductos y derivados de origen animal y vegetal para asegurar nuestra presencia clave en el abastecimiento de alimentos a los mercados internacionales que genera el consecuente ingreso de divisas a nuestro país”.

Prórrogas para todos y todas

Para facilitar el abastecimiento de alimentos, el Senasa dictó la Resolución 295/2020 que prorrogó hasta el 31 de julio próximo el vencimiento de habilitaciones, inscripciones e identificaciones. “Incluimos establecimientos que produzcan alimentos para animales, mercados concentradores, empaques y acopios, entre otros, de frutas y hortalizas; establecimientos de desinfección de envases y transportes de productos de origen animal. Esto significa que no será necesario que los usuarios realicen estas gestiones ante el Organismo hasta la fecha indicada, facilitando así su trabajo y la producción”, dijo Alejandro Fernández, a cargo de la Dirección Nacional de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria del Senasa.

También, la Resolución 310/2020, prorroga hasta el 31 de julio de 2020 el vencimiento de las habilitaciones, rehabilitaciones e inscripciones de centros de tratamientos cuarentenarios con bromuro de metilo, de tratamientos cuarentenarios con frío, de aplicación de tratamiento a embalajes de madera (CATEM), fábricas de embalajes de madera (FEM) y galpones de empaque de tubérculos andinos.

El organismo sanitario, además, extendió a 180 días corridos la vigencia de las declaraciones juradas de embalajes de madera de importación. “Son tareas esenciales la importación y el tránsito de embalajes de madera, así como las actividades de inspección y certificación fitosanitaria de exportación que realizan nuestro agentes”, sostuvo el director nacional de Protección Vegetal del Senasa, Diego Quiroga.

Para el Senasa, es primordial la protección fitosanitaria: por eso se pone especial atención en el cuidado de los procesos de exportación y los de importación y los movimientos internos de productos vegetales. “Esto implica para nuestro organismo el desarrollo de tareas esenciales tales como: el control de embalajes de madera que ingresan a nuestro país a través de la importación de mercadería, la inspección en la certificación fitosanitaria para exportación, la habilitación de predios de cuarentena pos entrada de productos vegetales”, completó Quiroga.

Otra decisión clave fue facilitar los traslados de hacienda desde y hacia establecimientos que no hayan cumplimentado o completado totalmente la primera campaña anual 2020 de vacunación contra la fiebre aftosa (Disposición 112/2020 y Resolución 288/2020). “Está vigente hasta el 24 de abril inclusive y es una forma de colaborar con la continuidad de los circuitos productivos en la cadena de alimentos”, sostuvo Ximena Melón, a cargo de la Dirección Nacional de Sanidad Animal del organismo estatal nacional.

También, son consideradas esenciales las tareas sanitarias y de inspección de predios cuarentenarios para la exportación e importación de animales vivos y material reproductivo. Y, mediante la Disposición 130/2020, se prorrogan hasta el 31 de mayo de 2020, por única vez y con carácter excepcional, los períodos de vigencia de las pruebas diagnósticas requeridas para mantener o recertificar la condición de establecimiento libre cuyo vencimiento se produjera entre el día 20 de marzo y hasta el 31 de mayo de 2020.

Transporte

Asimismo, la gestión de documentos de tránsito vegetal (DTV-e) y animal (DT-e), se pueden realizar enteramente por autogestión, a través del Sig-DTV y el Sigsa, respectivamente. Estos sistemas del Senasa funcionan con normalidad y su estabilidad permite a los productores, centros de empaque y comercializadores autoemitir sus documentos sin necesidad de concurrir a las oficinas del Senasa, en las que, de todas maneras, se garantizan guardias mínimas de atención.

Para el traslado de productos vegetales hasta el 31 de julio del 2020 se puede presentar el DTV-e original en soporte digital PDF (Resolución 310/2020) si una autoridad oficial lo requiere.

Las habilitaciones sanitarias para el transporte de animales vivos fueron prorrogadas de un año a 18 meses sin afectar la sanidad ni el bienestar de los animales (Resolución 581/2014 y Disposición DNSA 108/2020) y las de productos, subproductos y derivados de origen animal hasta el 31 de julio de 2020 (Resolución 295/2020).

También, se cuenta con un formulario de Declaración Jurada para los transportistas que reemplaza al certificado único de lavado y desinfección de vehículos para el transporte de animales vivos, en el caso de que el lavadero habilitado de la localidad no esté disponible (Resolución 313/2020). Y se sumó la posibilidad de realizar cargas alternativas de otros productos (Disposición 131/2020).

Presencia del laboratorio

En ese marco y tras un acuerdo con el Ministerio de Salud de la Nación, agentes del Laboratorio Nacional del Senasa recibieron capacitación del Instituto Malbrán para sumarse en el diagnóstico del COVID-19. El lugar cuenta con las instalaciones y procedimientos de bioseguridad y está preparado para realizar el diagnóstico de coronavirus.

"Este es otro modo con el que el Senasa participa en las acciones que lleva adelante el gobierno nacional para afrontar el impacto de la pandemia sobre la población y las actividades económicas productivas", dijo la directora general del Laboratorio del Senasa, Ana María Nicola.

Agricultura Familiar

Aquellos productores acreditados e inscriptos en el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (RENSPA) del Senasa y acreditados en el Registro Nacional de Agricultura familiar (ReNAF), del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación están exceptuados de pagar un total de 80 trámites del organismo sanitario en concepto de sanidad animal, inocuidad -animal y vegetal- protección vegetal y de análisis de laboratorio bajo programa o proyecto oficial.

También, junto a la cartera nacional agropecuaria, el INTA y la Universidad Nacional “Arturo Jauretche” con sede en Florencio Varela, se conformó un Protocolo Recomendatorio para la Venta y Distribución de Bolsones de Verduras de la Agricultura Familiar (AF), que incluye productos de la actividad hortifrutícola en sus distintas modalidades de distribución y venta directa a consumidores.

"Este protocolo es una respuesta a una demanda en este contexto. Muchas organizaciones de productores que proveen verduras y frutas a la población en general están profundizando la modalidad de venta de bolsones. El protocolo es una combinación de las buenas prácticas de higiene, y las buenas prácticas agrícolas, a las que se suman todos los cuidados que debemos tener actualmente frente a la pandemia para garantizar las actividades de abastecimiento de alimentos provenientes de este sector", dijo Lucia González Espinoza, responsable de la Coordinación de Agricultura Familiar del Senasa.