Exitoso lanzamiento del SAOCOM 1B: El satélite argentino ya está en órbita

Junto a su antecesor, el 1A, forman parte de una constelación de dos satélites de observación con microondas. La CNEA desarrolló dos componentes fundamentales para la misión: los paneles solares y la Antena Radar de Apertura Sintética.


El domingo 30 de agosto, a las 20:18 hora local, se concretó de manera exitosa el lanzamiento y puesta en órbita del Satélite Argentino de Observación con Microondas SAOCOM 1B, desarrollado y fabricado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), en colaboración con numerosas instituciones del sistema científico-tecnológico argentino, entre ellas la CNEA, INVAP y VENG.

El satélite había viajado hacia Estados Unidos a fines del mes de febrero, pero a raíz de la pandemia por coronavirus su lanzamiento tuvo que ser pospuesto. Finalmente y luego de varios días de pruebas y simulaciones a cargo de un equipo de especialistas argentinos que viajaron recientemente a Cabo Cañaveral, el SAOCOM 1B partió este domingo hacia el espacio en el cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX.

Para poder concretar la misión SAOCOM, la Comisión Nacional de Energía Atómica tuvo la importante responsabilidad de desarrollar dos componentes fundamentales del satélite: los paneles solares y la Antena Radar de Apertura Sintética.

 

Los paneles solares fueron especialmente diseñados para satisfacer la demanda de energía eléctrica de la plataforma satelital y de todos sus subsistemas. Tras el lanzamiento y despliegue, el buen funcionamiento de estos componentes determina el éxito de la misión satelital.

Para poder desarrollarlos y cumplir con los estrictos requerimientos de la industria espacial, los profesionales de la CNEA se especializaron en técnicas de soldadura, integración y ensayos. También se fabricaron en los laboratorios del Centro Atómico Constituyentes los sensores gruesos de posición del satélite, unos instrumentos fundamentales utilizados para orientar los paneles solares.

Por otro lado, la CNEA también se encargó del diseño, desarrollo y fabricación del instrumento principal del satélite: la Antena Radar de Apertura Sintética. En este caso, los trabajos incluyeron el desarrollo de la estructura, los mecanismos de despliegue, los módulos radiantes, los mecanismos para simulación de la ingravidez y el equipamiento de soporte en tierra de este instrumento activo que trabaja en el rango de las microondas y permite la obtención de imágenes, con las que los satélites SAOCOM podrán cumplir su función de observar el planeta Tierra.

Durante el lanzamiento la antena se mantiene plegada y se abre una vez que el satélite alcanza su órbita gracias a los mecanismos de retención-liberación, bisagras y trabas, que también fueron creados por el equipo de la CNEA. La superficie radiante de la antena desplegada es de unos 35 metros cuadrados, con una estructura de más de 3 metros de altura y 10 metros de longitud.

Los primeros momentos en el espacio

Una vez lanzado al espacio y separado del cohete lanzador, el SAOCOM 1B desplegó automáticamente sus paneles solares y el Centro de Control de Misión de Córdoba, ubicado en el Centro Espacial Teófilo Tabanera de la CONAE, tomó el control del satélite. Desde ese momento, se comenzaron a desarrollar una serie de actividades críticas, que demandan cerca de 36 horas, como el despliegue de la antena radar.

Durante sus primeros días en el espacio, el satélite podrá verse con el soporte de estaciones espaciales externas ubicadas en Noruega, Kenia, Antártida, Islas Kerguelen, Lima, Estados Unidos y por la Estación Terrena de Tierra del Fuego, ubicada en el municipio fueguino de Tolhuin.

Una constelación de satélites argentinos

La misión SAOCOM 1 está compuesta por dos satélites idénticos, denominados A y B. En 2007 se inició la ingeniería básica del primer satélite, en 2013 comenzó la construcción del modelo de vuelo y finalmente fue lanzado al espacio el 7 de octubre de 2018.

En tanto, la fabricación del SAOCOM 1B empezó en el año 2015. Con su puesta en órbita, Argentina cuenta, por primera vez en la historia, de una constelación satelital con tecnología radar. Ambos satélites poseen idéntico diseño y trabajarán juntos como un único sistema, actuando "en tándem" en el relevamiento de información, orbitando a 620 kilómetros de altura.

Los dos satélites argentinos, a su vez, también se integrarán a otros cuatro de la Agencia Espacial Italiana (ASI), denominados COSMO-SkyMed, y en conjunto conformarán la constelación SIASGE (Sistema Ítalo Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias).

La Misión SAOCOM fue concebida por la CONAE para proveer datos en cualquier condición meteorológica, tanto de día como de noche, a través de microondas en banda L. Estas características le otorgan capacidades de observación especialmente útiles para prevenir, monitorear, mitigar y evaluar catástrofes naturales o antrópicas.

También posee aplicaciones en agricultura como medir humedad de suelo, índices de vegetación y control de plagas; aplicaciones hidrológicas, costeras y oceánicas; aplicaciones en nieve, hielo y glaciares; en estudios urbanos, de seguridad y defensa, entre otras áreas de interés estratégico.

Más información: haga click aquí