Estudiantes de la escuela más austral de Mendoza cambiaron el calendario de clases para rendir la evaluación Aprender 2019


“Nosotros vamos a ir a la prueba sí o sí, no importa la distancia que haya que recorrer. Vamos a asistir” le dijeron los estudiantes de 5to año al director de la escuela albergue Alberto Daniel Eraso de la provincia de Mendoza, a unos 600 kilómetros de la capital.

En este establecimiento, los estudiantes y docentes tienen un régimen de asistencia especial: concurren a la escuela durante dos semanas seguidas al mes en los que se abordan los contenidos correspondientes a cuatro. De acuerdo al calendario de septiembre, los estudiantes debían ir en la segunda parte del mes, a partir del martes 17. Pero como este cronograma impedía que los jóvenes pudieran participar de la evaluación nacional Aprender -que se realiza hoy en todas las escuelas del país- los estudiantes propusieron modificar la agenda de clases para poder rendir la prueba.

La institución participó en Aprender 2016: “No nos fue bien, pero gracias a los programas Escuelas Faro y al nuevo régimen que toma los lineamientos de la Secundaria 2030 nosotros hemos ido modificando nuestras estrategias de enseñanza y aprendizaje; hemos logrado mejorar en Matemática y en Lengua”, contó Ezequiel Sánchez, el director de la institución, ubicada en Ranquil Norte, Malargüe.

La secretaria de Evaluación Educativa del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, Elena Duro, viajó hasta escuela para acompañar a la comunidad educativa en la aplicación de la evaluación. “Es muy emocionante ver el compromiso de los estudiantes, ellos dicen que quieren demostrar el esfuerzo que han hecho para mejorar. Anoche llegaron luego de un viaje de 100 o 200 kilómetros para rendir la evaluación, muchos viven en puestos de zona de montaña. Cenaron todos juntos y hoy se inició la evaluación con mucho entusiasmo”, sostuvo la funcionaria que quiso estar presente en la escuela más austral de Mendoza para acompañar la aplicación de la evaluación.

La escuela albergue Alberto Daniel Eraso -ex 4-200- (el nuevo nombre fue aprobado en honor al regente desde 2001, muy comprometido con la escuela) tiene una matrícula de 96 estudiantes que duermen, comen y realizan sus actividades escolares en la institución. “Creo que el compromiso se logra desde el amor. Educar, diría un escritor, es un acto de amor, por lo tanto un acto de valor. Los chicos, al sentirse amados, al sentir que todos nos ocupamos de ellos y que la política educativa se encargó de que mejoraran, quieren demostrar que aprendieron y que pueden ser ciudadanos integrales”, aseguró el director, muy emocionado con la iniciativa de los estudiantes.

Aprender se realiza hoy en todas las escuelas secundarias del país y los estudiantes del último año del nivel secundario son evaluados en las áreas de Lengua y Matemática. Además, mañana será evaluada una muestra representativa de 300 escuelas en Educación Ciudadana y Ciencias Naturales. La información que se genera es devuelta a las escuelas para que los equipos directivos puedan tomar decisiones en base a evidencia que permitan mejoras en los aprendizajes.