En resguardo de la salud pública, se decomisaron más de 5 mil kilos de alimentos

Se trata de mercadería que era transportada con distintas irregularidades hacia la región patagónica. Agentes de la Barrera del Senasa realizaron el decomiso.


General Roca (Río Negro) – En una serie de controles realizados este fin de semana en los puestos de la Barrera Zoofitosanitaria Patagónica del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) se detectó una importante cantidad de infracciones, donde se decomisaron 5035 kilogramos de productos de origen animal.

Falta de documentación sanitaria, pérdida de la cadena de frío, inadecuadas condiciones de higiene y ocultamiento de productos de ingreso prohibido a la región fueron los motivos que se reiteraron en los procedimientos llevados a cabo.

En Río Colorado
Esta madrugada en el puesto de control ubicado en Río Colorado, provincia de Río Negro, se decomisaron 1100 kilogramos de fiambres que eran transportados de manera oculta debajo de cajas con lácteos, en un camión que se dirigía desde la localidad bonaerense de Azul hacia Neuquén capital. La mercadería mencionada carecía de la documentación sanitaria necesaria para su comercialización.

Además, anoche, en ese mismo puesto, quienes inspeccionaban un transporte que llevaba mercadería desde San Justo con destino a Luis Piedrabuena, en la provincia de Santa Cruz, detectaron que en el compartimento para productos supercongelados se había ocultado una importante cantidad de mercadería que tiene el ingreso prohibido a la región, especialmente chacinados y carne porcina y bovina con hueso. A esta falta se suma que dichos productos carecían de cualquier rotulado que permitiera identificar su procedencia, en total se decomisaron 934 kilogramos.

En Pata Mora
Por otra parte, el sábado a la noche en el puesto de control Pata Mora, ubicado en la provincia de Neuquén, se decomisaron 40 kilogramos de carne caprina con hueso que eran llevados de manera oculta detrás del asiento de un vehículo que viajaba desde la localidad mendocina de Malargüe hacia Rincón de los Sauces.

En el Puesto de Puente Dique Catriel
En este puesto de control se realizaron también diversos procedimientos. En uno de ellos, la inspección de un vehículo particular que se dirigía desde 25 de Mayo hacia Catriel permitió detectar el ocultamiento de 180 kilos de carne bovina con hueso que eran llevados en el baúl del auto.

Por otro lado, el sábado a la madrugada un conductor, que se dirigía también desde 25 de Mayo pero en este caso hacia Centenario, en la provincia de Neuquén, llevaba en su auto y sin refrigeración 15 chivos faenados.

Esa misma noche, en un camión con acoplado a cielo abierto, agentes del Senasa encontraron 1.394 kilos de menudencias bovinas, 950 kilos de carne bovina con hueso y 250 kilos de grasa de origen animal. Esta mercadería era llevada de manera oculta debajo de productos de copetín y tapada por una lona sin cadena de frío ni condiciones de higiene adecuadas, representando un grave riesgo para la salud de los consumidores. En este caso, el transporte provenía desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con destino a San Carlos de Bariloche.

Además, el domingo por la noche, durante la inspección de una camioneta que viajaba desde 25 de Mayo hacia Rincón de los Sauces, se encontraron 81 kilogramos de carne bovina con hueso.

En 25 de Mayo
Por último, en el puesto ubicado en 25 de Mayo, La Pampa, se decomisaron 180 kilogramos de carne bovina con hueso y 16 kilos de carne caprina con hueso que eran llevados ocultos en dos vehículos particulares, sin refrigeración ni condiciones higiénico sanitarias adecuadas.

En todos los casos, por las transgresiones cometidas y los riesgos que implican para la sanidad de la producción y la salud pública, el total de la mercadería decomisada debió ser destruida.