El Ministro Tomada instó a tomar la creación de empleo como centro de las decisiones políticas

El ministro Carlos Tomada reafirmó hoy en Brasil la necesidad de priorizar el diálogo continental interministerial, “poniendo particular énfasis en colocar a la generación de empleo en el centro de las decisiones políticas, como articulador, organizador y fundamento del desarrollo económico”.


El ministro Carlos Tomada reafirmó hoy en Brasil la necesidad de priorizar el diálogo continental interministerial, “poniendo particular énfasis en colocar a la generación de empleo en el centro de las decisiones políticas, como articulador, organizador y fundamento del desarrollo económico”.

Tomada, quien participó en la Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo de las Américas, que se realizó en la ciudad brasileña de Salvador de Bahía, informó a sus pares la decisión argentina de concretar una conferencia regional de alto nivel sobre la problemática del empleo en la región en marzo del próximo año.

El ministro argentino remarcó que la generación de empleo “está entre las principales preocupaciones del

gobierno del presidente (Néstor) Kirchner” y que tal postura ha recibido el apoyo de los ministros de Trabajo de toda la región.

La XIII Conferencia Interamericana que concluye hoy en Brasil reunió a los ministros de Trabajo del continente, quienes analizaron la actual situación laboral y reclamaron una mayor articulación entre las políticas laborales y las económicas en la región.

El titular de la cartera laboral argentina enfatizó que el Gobierno Nacional “reconoce la importancia que la generación de empleo tiene en la región y la preocupación expresada en este ámbito por todos los ministros y los órganos del Mercosur, de alli que plantea la necesidad de concretar un próximo encuentro de alto nivel que aborde esta problemática en su conjunto”.

La XIII Conferencia Interamericana que se desarrolló en Salvador de Bahía durante los últimos tres días fueron inauguradas por la ministra de Trabajo de Cánada, Claudette Bradshaw, en su carácter de presidente del encuentro, y el presidente de Brasil, Ignacio Lula da Silva.

Participaron además del encuentro, el director general de la OIT, Juan Somavía, el secretario general de la OEA, Cesar Gaviria, y el ministro de trabajo de Brasil, Jaques Wagner, entre otros.