El libro “Una pregunta. 30 años” se lanzó en la UNTREF

Directivos del Banco Nacional de Datos Genéticos, autoridades de la UNTREF y Estela de Carlotto fueron algunos de los participantes de la presentación en donde se discutió acerca de la historia, la identidad y la importancia de la labor de la institución.


“Esta historia es única en el mundo”. Con estas palabras abrió Estela de Carlotto –titular de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo- el evento de presentación de “Una pregunta. 30 años”. El escenario elegido fue la Sede Rectorado Centro de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), ubicada en Juncal 1319.

Junto a ella estuvieron la Dra. Mariana Herrera Piñero, directora del BNDG; Martín Kaufmann, vicerrector de la UNTREF; Pablo Jacovkis, secretario de Investigación y Desarrollo de dicha casa de estudios; el Dr. Víctor Penchaszadeh, director de la Especialización en Genética, Derechos Humanos y Sociedad de la universidad; y Guillermo Amarilla Molfino, nieto recuperado número 98. Moderó el panel Daniel Cholakian, coordinador del libro.

En su alocución, de Carlotto describió el sentimiento que provoca cada nueva restitución: “Nuestra institución tiembla ante el milagro de un resultado positivo. Es para nosotras como un revivir.” De cara al futuro, la presidenta de Abuelas afirmó que “queda el relevo de la joven sociedad para el festejo, para continuar esa búsqueda de vida que emprendimos hace ya tantos años”.

Seguidamente, Jacovkis elogió la agudeza de la publicación “para reflejar la incansable lucha” que la Asociación ha mantenido desde sus inicios, en conjunción con la explicación llana y simple de conceptos científicos asociados al ADN.

A su turno, Víctor Penchaszadeh aseveró que el libro “plasma una saga increíble, una saga humana” y destacó el rol de “faro que marcó la conciencia ética de la sociedad” de las Abuelas.

Por su parte, Guillermo Amarilla Molfino relató la lucha por recuperar su identidad y aseguró que “cada caso resuelto se traslada también hacia el conjunto de la sociedad”.

Al cierre, Mariana Herrera Piñero felicitó a quienes participaron en la redacción y edición de la nueva publicación y –en referencia a las etapas transitadas por la institución- estimó que “la más dura fue cuando los nietos eran menores. Había muchos jueces que venían de la dictadura, y había un debate instalado en la sociedad sobre si los niños debían ser devueltos o no a sus familias biológicas”. Para concluir, la directora del BNDG dijo: “Cada vez que viene una restitución nos damos cuenta y tomamos real dimensión del lugar que ocupamos con nuestro trabajo en la sociedad”.

Acerca del libro
“Una pregunta. 30 años” es la memoria institucional del Banco Nacional de Datos Genéticos y recorre su historia a través de las preguntas que están presentes en su propio origen: ¿Puede nuestra sangre servir para identificar a nuestros nietos?; ¿Se puede determinar la relación entre los abuelos y los nietos a partir de una muestra de sangre?; ¿Quién soy?; ¿Cuántos son; ¿Dónde están?

El BNDG es un organismo público del Estado, que forma parte de las instituciones que trabajan por la Memoria, la Verdad y la Justicia. Creado a instancias de Abuelas de Plaza de Mayo, fue pionero a nivel mundial en dedicarse a la determinación de la identidad de los niños y niñas apropiados durante la dictadura cívico-militar instaurada en la Argentina entre 1976 y 1983. Hoy en día existen dos generaciones que desconocen su identidad de origen. Los nietos y los bisnietos aún no recuperados de las Abuelas.

Por todo ello, el BNDG no es un laboratorio convencional, ni su historia es la de los procedimientos técnicos. Su quehacer debe ser contado entonces atendiendo a las múltiples ideas, personas e instituciones que permitieron que encuentre su momento presente. Gracias al esfuerzo de todos ellos, hoy se puede pensar al Banco como un actor fundamental para mantener en el futuro los sentidos de la Memoria y la Verdad. Es además una institución viva, que se reconstruye permanentemente a través de la memoria de todos los profesionales que trabajaron y trabajan denodadamente, con la esperanza de que cada día sea aquel en donde se concrete el milagro de una restitución.

Este libro lleva los ecos de las voces de todos los que fueron parte de su creación; de quienes ya no pertenecen a la institución; y de quienes cada mañana, al llegar una persona, se preguntan ¿será uno de los nietos o nietas que estamos buscando?