El compromiso de recordar y testimoniar a través de la materialidad

El mural “La Memoria, la Verdad y la Justicia” de técnica mixta realizado en el 2015 estuvo a cargo de la artista plástica Cristina Terzaghi Profesora y Licenciada en Pintura Mural y una de las máximas referentes de la Ciudad de La Plata.


Técnicas constructivas del mural “La Memoria, la Verdad y la Justicia”

La realización del mural fue un trabajo colectivo como iniciativa de la Coordinación de Recuperación y Conservación del Patrimonio Cultural convocando a integrantes de la cátedra de Muralismo y Arte Publico Monumental de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata, y que tuvo un espíritu integral entre toda la comunidad del Ministerio de Economía ya que también participaron de empleados del Palacio de Hacienda y familiares de desaparecidos.

El mural ubicado en el patio seco del segundo piso del Ministerio de economía plasmó a través de sus imágenes un recorrido por algunas de las diferentes técnicas del muralismo: el esgrafiado, el mosaico y la cerámica exaltaron el equilibrio visual.

El esgrafiado como técnica mural se incluye dentro de un grupo conocido con el nombre de “revoques”, términos que agrupa una serie de acabados que tienen en común el utilizar como base una argamasa en la que suelen tener tres componentes: el conglomerante, el relleno y el agua.

La característica de este este procedimiento es la superposición de capas de materia (mortero pigmentado) que, tras su aplicación sucesiva en fresco, luego se traslada el diseño de la composición. En este caso la artista eligió tres colores: negro, ocre y gris para el mural. El grosor de cada capa depende de la intención del artista para generar diferentes profundidades.

Tras tener listo el muro, se procede a la humectación del mismo. Acto seguido, se comienza la acción de esgrafiar el perfilado del motivo, cortando el mortero con una herramienta afilada y se termina con el rebaje de las zonas escogidas. Se procede a la eliminación de las capas exteriores en las zonas previstas, dejando visibles las de abajo (segundo y tercero plano).

En el esgrafiado se busca efectos de luces y sombras (facilitados por las diferentes capas de mortero) y ofrece un contraste de tono en el color y las texturas. Es una técnica, compleja y debe realizarse en condiciones climáticas no extremas, ya que la rápida evaporación del agua provoca el secado del soporte. Como en todo procedimiento mural, es muy importante que el muro, este bien preparado, en este caso que sea poroso y que facilite la adherencia de las diferentes capas.

Las otras técnicas que se pueden encontrar son el mosaico y trasferencias en cerámicos. El mosaico es una técnica elaborada, en este caso, con piezas irregulares de azulejos que recubren toda la bandera argentina con gamas de diferentes colores de celestes, azules y blanco. Los mismo están unidos mediante un aglomerante para formar la composición.

También se destaca sobre la superficie mural, la cerámica de gran formato donde se transfirieron diferentes frases y las imágenes de legajos de los empleados desaparecidos en la ultima dictadura militar. Muchas veces los artistas cuando manifiestan su intención discursiva combinan las técnicas tradicionales con los nuevos medios así construyen un lenguaje visual rico.

A modo de cierre, y como corolario del análisis efectuado sobre el mural, en este caso podemos ver como a través de la materialidad se expresan los acontecimientos retratados de nuestra historia. El mural tiene una enorme complejidad técnica el cual despierta sentimientos de reflexión y compromiso social dejando testimonio de nuestra propia identidad.