“El arte y la economía nacional”

Hace pocas semanas se cumplió el 80º Aniversario de la inauguración del Palacio de Hacienda. Pieza única con reminiscencias Bauhaus, éste edificio alberga destacadas obras plásticas solicitadas a distintos artistas como Francisco Vidal, Ernesto Riccio, Adolfo Montero, Raúl Mazza o Paulina Blinder entre muchos otros.


Hace pocas semanas se cumplió el 80º Aniversario de la inauguración del Palacio de Hacienda. Pieza única con reminiscencias Bauhaus, éste edificio alberga destacadas obras plásticas solicitadas a distintos artistas como Francisco Vidal, Ernesto Riccio, Adolfo Montero, Raúl Mazza o Paulina Blinder entre muchos otros.

El proyecto de la realización del edificio presentado por el arquitecto y artista plástico Antonio Pibernat, tomaba a consideración el emplazamiento de pinturas de grandes dimensiones conocidas como “Panneaux Fundacionales” para engalanar los distintos salones de reunión y despachos de los funcionarios de alto rango.

El Palacio de Hacienda plantea una organización funcional en dialogo con los bienes culturales que atesoran la presencia del hombre y su labor diaria, que guardan en secreto el vínculo entre el arte y la economía nacional.

Por citar solo algunos ejemplos, “La pesca” de Gregorio López Naguil y “Economía Nacional” de Bernaldo de Quirós engalanan el acceso de Hipólito Yrigoyen 250, mientras que “Primer trueque” y “Principios de la corriente inmigratoria” de Jorge Soto Acebal lo hacen en el acceso de Balcarce 136. Otro de los salones “Manuel Belgrano”, alberga un Panneux (óleo sobre tela) de 3 metros de alto por 3,2 metros de ancho llamado “Riqueza Nacional” del artista plástico Francisco Vidal, o el Panneau “Riquezas Argentinas” de Antonio Alice, ubicado en el Hall principal del sexto piso.

Todos los años los especialistas en conservación y restauración de la Coordinación de Recuperación y Conservación del Patrimonio Cultural llevan adelante las acciones pertinentes para evitar el deterioro en los bienes culturales. Tarea ardua y meticulosa si pensamos en la Pinacoteca del Palacio de Hacienda, y que además los lugares de emplazamiento de las obras son lugares comunes donde conviven el trabajador, el funcionario y el público en general.

Entre esas acciones, el equipo técnico regularmente realiza relevamientos del estado de conservación para minimizar les efectos producidos por los factores de deterioro y de esta manera anticiparse a la pérdida parcial o total de un bien cultural.

Es por ello, que hemos podido actuar con suma celeridad en la detección de factores de deterioro que habían comenzado a amenazar a algunos Panneaux Fundacionales como lo son “Norteños en el mercado” de Adolfo Montero, “Puertos Argentinos” de Gastón Jarry o “La cosecha” de Raúl Mazza.

Dichas obras fueron trasladadas hasta el Taller de Restauración de la Coordinación y fueron sometidas a análisis previos y pericias que desencadenaron en algunos casos en limpiezas superficiales y en otros a procesos de restauración que incluyeron la reintegración de la capa pictórica, para luego ser emplazadas nuevamente.

El compromiso con la sociedad y su representatividad hace manifiesta la responsabilidad que ha protagonizado el Estado Nacional en relación a los bienes culturales, encauzando dicha comprometida labor en la salvaguardia y como contralor del uso responsable de dichos bienes.

Lic. Mario Felix Naranjo