Día Mundial Contra el Trabajo Infantil

El 12 de junio se conmemora el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, por iniciativa de la Organización Internacional del Trabajo en el año 2002, con el objeto de dar visibilidad y destacar el movimiento mundial a favor de la prevención y erradicación del trabajo infantil.


El 12 de junio se conmemora el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, por iniciativa de la Organización Internacional del Trabajo en el año 2002, con el objeto de dar visibilidad y destacar el movimiento mundial a favor de la prevención y erradicación del trabajo infantil.

Para la República Argentina esta fecha es una oportunidad para hacer una mirada crítica sobre la realidad que viven las niñas y los niños que trabajan en el país; reforzar y renovar la voluntad política y el compromiso del gobierno, los sindicatos, las entidades de empleadores y las organizaciones de la sociedad civil; y la sociedad fortalezca su rol protagónico en el abordaje de esta problemática.

La niñez es una etapa de la vida única e irrepetible. Es durante este tiempo que las niñas y los niños se forman física, psíquica y socialmente. El desarrollo de los aspectos biológicos, psicológicos, afectivos e intelectuales requiere de condiciones propicias para manifestar sus capacidades y potencialidades.

El trabajo infantil constituye una problemática social que atenta contra el proceso de crecimiento y desarrollo de las niñas y los niños, trayendo consecuencias tales como deserción escolar, bajo rendimiento educativo, repitencia, sobreedad, enfermedades, lesiones y traumas físico y psico-sociales e inclusive la muerte.

El trabajo infantil implica una vulneración de los derechos de la niña y el niño. Es decir, que viola el derecho a la educación, al juego, a la salud, al esparcimiento y fundamentalmente el derecho a no trabajar.

Nosotros, gobierno, sindicatos y organizaciones de empleadores, entre otros, hemos conformado la Comisión Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil con el objeto de coordinar, evaluar y dar seguimiento a los esfuerzos en favor de la prevención y erradicación del trabajo infantil.

Sin embargo, no lograremos que en la Argentina exista una niñez con dignidad sino cuando la sociedad en su conjunto diga: “No al Trabajo Infantil. Si a una niñez con derechos plenos!!!“

Con toda seguridad la problemática del trabajo infantil existe, pero la Argentina no vuelve la mirada hacia otro lugar. No hay tiempo que perder.

Las niñas y los niños no son el futuro, son nuestro presente.